La periodista desvelaba qué opinaba en realidad de la hija de Antonio David Flores sin ser consciente de que se le estaba escuchando.


Si hace una semana un micro abierto delataba a Terelu Campos y a Emma García lo que pensaban de ‘El programa de Ana Rosa‘ y Rocío Flores, respectivamente, ahora le ha tocado el turno a otra colaboradora de Mediaset. Mientras que en el programa de las mañanas de Telecinco comentaban el cambio de actitud de la hija de Antonio David Flores, se podía escuchar lo que opinaba Paloma García-Pelayo sobre la joven sin que la periodista fuera consciente de que sus palabras se habían colado en todos los hogares españoles. 

Paloma García Pelayo
Telecinco

Un día después de estrenarse como colaboradora de ‘Ya son las ocho‘, sus compañeros de ‘El programa de Ana Rosa’ comentaban la andadura de Rocío Flores en televisión y el cambio que había experimentado en cuestión de semanas. «Se le ve cada vez más relajada porque habló de todo. Se suelta hablando de su padre e incluso de un tema tabú: la ilusión de su padre. En su estreno, a pesar de los nervios, habló de otro tema delicado para ella, Manuel Bedmar«, explicaba Pepe del Real. «Aquí empiezo a verla pues que las cosas no son ya todo un drama y que si te preguntan por tu novio, pues lo normalizas. Me gustó más esa actitud», opinaba Beatriz Cortázar. Por su parte, Paloma Barrientos insistía en que la nieta de Rocío Jurado cada vez se parecía más a Chabelita Pantoja. Una comparación que Paloma García-Pelayo no vio con buenos ojos y se lo hizo saber a los espectadores: «No tienen nada que ver la una con la otra«.

Patricia Pardo le daba la razón a la periodista, aunque también reconocía que en cuestión de semanas ha habido un cambio en Rocío Flores porque «se toma mejor las cosas, con más humor, está más suelta». Ahora bien, en lo que no ha dado ningún giro es en sus opiniones con respecto a su padre. «No va a cambiar su discurso y en sus cosas sigue siendo lo que ella piensa. Cuando le preguntan por su padre, sigue diciendo que es el mejor del mundo, que le adora y le quiere. Lo dice en sus redes sociales y también cuando se sienta aquí. Tampoco las circunstancias ni las opiniones de otros le hacen cambiar de opiniones. Es su padre y ella es su hija, y quién es nadie para meterse en esa relación. No tienen por qué cohibirla ni coartarla», opinaba Beatriz Cortázar. Ante esto, se colaba de fondo un comentario de Paloma García-Pelayo en el que dejaba clara cuál era su postura con respecto al asunto: «Viva la madre (en referencia a Rocío Carrasco)». 

Paloma García-Pelayo valora el romance de Antonio David Flores y Marta Riesco

En las últimas semanas, Paloma García-Pelayo se ha mostrado muy crítica con el romance entre Antonio David Flores y Marta Riesco y ha asegurado que ninguno de los dos le está dando la «naturalidad» que se le habría que dar a una relación. «No hay ningún tipo de naturalidad en nada. Sí que en sus vidas privadas ya están cada uno en las casas en las que tienen que estar. Y el hecho de que posen para los medios, ellos saben que hay un trasfondo económico y tú eso lo entiendes bien Alessandro. Por eso, entiendo que por ahí lo razones. Cuando uno hace exclusivas, sabe lo que da», expresaba. «Cuando alguien les ofrezca lo suficiente, se dejarán fotografiar», opinaba minutos antes Alessandro Lequio. Por otra parte, la periodista también ha reconocido que Olga Moreno tiene derecho a rehacer su vida después de conocerse la supuesta nueva ilusión de la última ganadora de ‘Supervivientes’. No obstante, cree que la empresaria no está preparada ni quiere volver a enamorarse. «Todavía quedan cosas importantes que celebrar y tiene que ver con la situación económica», sentenciaba.

Lo que está claro es que Marta Riesco está cada vez más cómoda en su papel como colaboradora en varios de los programas de Mediaset. La periodista lo único que quiere es normalizar una situación que le ha tocado vivir y gritar a los cuatro vientos el buen momento por el que está pasando. Solo el tiempo dirá cuándo podremos ver a la pareja haciendo una aparición conjunta (algo que, sin lugar a dudas, dará mucho que hablar).