El estilista se ha enfrentado a una de sus peores pesadillas: cocinar (y comer) caracoles, que no probaba desde que era pequeño.


Después de seis entregas de concurso, Josie ha conseguido alzarse como uno de los aspirantes favoritos para muchos espectadores de ‘MasterChef Celebrity’. Su gracia, su desparpajo, sus excentricidades, sus estrafalarios ‘looks’ y su afán por mejorar en cada nueva gala han logrado que se meta al público en el bolsillo. Más aún en la edición de este martes, cuando le ha tocado enfrentarse a una de su mayores pesadillas. Al menos, una de sus pesadillas en materia gastronómica.

[lista_enlaces]

Al estilista, al igual que al resto de famosos, le ha tocado cocinar y comer caracoles, un plato detesta desde que era pequeño. «¿Están vivos? ¡Mira sus caritas!», decía, horrorizado. Cocinar este molusco formaba parte de la primera prueba de la noche, en el que los aspirantes tenían que rendir un homenaje a los abuelos cocinando platos de toda la vida.

«Mira la baba de caracol, te lo pones en la cara y es buenísimo»

Josie ha confesado estar muy satisfecho con su paso por el talent de la cadena estatal. No había cocinado en su vida, pero le está cogiendo el gustillo. Incluso se ha animado a probar un caracol, aunque eso le ha supuesto un auténtico mal trago. «Estoy tan entregado a la causa de Masterchef que he probado un caracol», reconocía. Cuando los ha metido en la cazuela ha entrado en crisis: «¡Se están escapando!», gritaba, hecho un mar de nervios.

Una vez que Josie ha superado la barrera de sus miedos y el asco hacia los caracoles, ha encontrado el lado positivo de estos pequeños animalitos. «Mira toda la baba, es baba de caracol, eso te lo pones en la cara y en el cuello, y es buenísimo. Es una mascarilla, nos vamos a hacer de oro con nuestros productos cosméticos», le decía a Samantha Vallejo-Nágera.

[lista_enlaces]

Las de los caracoles no han sido las únicas perlas que ha soltado Josie en el programa. A lo largo de la emisión lo hemos visto hablar de su repulsión por el universo de los números. Es un chico de letras y así lo recordaba en la prueba de exteriores, celebrada en el centro histórico de Cáceres. «Cuando me quité las matemáticas de 2º de BUP dije: no vuelvo a ver esto nunca más», espetaba.

También comentaba, exultante, que «la victoria me está sabiendo a gardenias» después de que el equipo que capitaneaba había ganado la prueba de exteriores.