Lewis es uno de los solteros que quiere conquistar a Susana Molina en La isla de las tentaciones. Pero, ¿entró con novia al programa?


Mucho se ha hablado de la relación de Susana Molina, la que fuera ganadora de ‘Gran Hermano 14’ y Gonzalo Montayo, a quien conoció también dentro del reality. Todo parece indicar que tras su paso por La isla de las tentaciones rompieron su relación. Algunos indican que el sevillano tuvo un affaire con Katerina, la soltera con la que está teniendo más citas; mientras que la murciana se siente más cercana a Lewis, el surfero de las Canarias. Pero, ¿entró el pretendiente de Susana Molina a la isla con novia?

El pasado de muchos de los participantes está saliendo a la luz. Y buceando por las redes sociales nos hemos topado con imágenes y comentarios de Lewis con una guapa venezolana, también afincada en Tenerife. Parece ser que los concursantes estuvieron en República Dominicana entre los meses de mayo y junio del pasado año. Y casualidades de la vida, unas semanas antes el surfero estaba manteniendo una relación sentimental con Keit.

Semanas antes de grabarse La isla de las tentaciones, Lewis tenía novia

De hecho, hay comentarios de a mitad de abril en los que ella asegura que es su novio: «That’s my boyfriend (Este es mi novio)» escribe muy orgullosa la modelo en varias publicaciones pocas semanas antes de que Lewis se marchara a La isla de las tentaciones. Además, a pesar de haber roto la relación, Keit y Lewis mantienen una relación de amistad, tal y como ella aclara a través de su Instagram.

A pesar de que la venezolana también aclara en su red social que en ese momento no estaban juntos y que actualmente tampoco lo están, muchos de los usuarios de las redes aseguran que Lewis se marchó a República Dominicana manteniendo una relación con la joven. Aún así, pasaría muy poco tiempo (con castings entremedias) entre la ruptura y la marcha de Lewis.

Además, en una ronda de preguntas de la ex de Lewis confirma que a pesar de que ahora son amigos, no sabe si volverán o no, por lo que no cierra las puertas a una posible reconciliación.