Después de varias semanas alejado de la televisión, el colaborador ha regresado a 'Sálvame'. Y lo ha hecho por la puerta grande.


Después de varias semanas desaparecido por completo del panorama televisivo, Kiko Hernández ha reaparecido, por fin, en ‘Sálvame’. Su esperado retorno a la pequeña pantalla no ha podido ser más intenso.

En su reencuentro con la audiencia de Telecinco, Kiko ha contado cómo está viviendo el confinamiento en su casa de Madrid. «Un asco», admitía. «Tengo una casa grande, tengo la suerte de poder entrar y de poder salir. Pienso todos los días en familias que viven en pisos de 40 o 50 o 60 metros cuadrados o que sean cuatro o cinco o seis personas en la misma casa. Tiene que ser para tirarse por la ventana». Ha llamado la atención su aspecto, ya que lucía el pelo cubierto completamente de canas y un bronceado propio de la temporada estival.

En su caso, está disfrutando de sus dos hijas, Abril y Jimena. «Me está viviendo muy bien estar con la familia. Si tenemos una cosa buena los padres ahora es poder disfrutar de nuestros niños, que es lo que te pide el cuerpo».

Lo que opina Kiko sobre los insultos de Alejandra Rubio a Lydia 

Pero el colaborador no solo ha narrado cómo son sus días de aislamiento. También ha participado en el polémico debate abierto que implica a tres conocidas figuras: Miguel Frigenti, Lydia Lozano y Alejandra Rubio. El colaborador aseguraba ayer en el programa que la hija de Terelu Campos había insultado a la periodista. «Esa vieja de mierda que no tiene idea de nada y se inventa todas las noticias, no tiene idea de nada», es lo que habría dicho la joven, según su testimonio.

Kiko no ha dudado en dar su opinión sobre el tema. «No soy amigo de Terelu Campos, lo he demostrado mil veces y de Carmen Borrego no te cuento. Como espectador en casa hay que hacer un acto de fe. Desde casa me chirrían tantas cosas», explicaba. Y se dirigió a su compañera para echarle en cara haber mostrado su cabreo públicamente con Alejandra Rubio. «Lydia nunca ha podido ver a Terelu. La semana pasada José María Franco dijo que me ponías a parir. ¿Te he mandado un mensaje y te dije: ‘pedazo de cerda cómo dices eso de mí? Ayer lo que tenías que haber hecho es haber puesto eso en cuarentena. Eso es lo que tenías que haber hecho», le ha recriminado.

Lydia, al otro lado de la videoconferencia televisada, se defendía. «A Miguel Frigenti lo conozco desde hace muchísimos años». Sobre Alejandra, manifestaba de nuevo su indignación. «Que me diga vieja de mierda una niña de 20 años me da exactamente igual. Pero que me deje como que estoy colgada y que no me entero de nada me duele mucho más. Ese desprecio…».

Habla alto y claro

Frigenti, también presente en el chat, dejaba claro que lo que había contado sobre la nieta de María Teresa Campos era cierto. «La verdad solo tiene un camino. Yo no miento. No he traicionado a nadie porque esa niña no es mi amiga. Lydia es mi compañera, le tengo cariño y por eso lo conté. Si ‘Baby Campos’ es una deslenguada no es cosa mía. Lydia no es mi amiga, pero he trabajado con ella en infinidad de debates y le tengo mucho cariño».

Kiko Hernández, desde su casa, había hablado con varias personas que estuvieron presentes en la cena en la que, según Frigenti, Alejandra había criticado a Lydia Lozano. «No digo que mienta. Pero a veces en una cena se produce el efecto teléfono escacharrado. Miguel Frigenti es un chico que me cae muy bien y no es el tipo de persona que se invente algo, pero tengo que saber qué ha pasado en esta cena. Todos lo desmienten. Es algo que han escuchado Miguel Frigenti y Miriam Saavedra». También dejaba claro que «si estoy en una cena y oigo algo como ‘vieja de mierda’ de un amigo digo en voz alta: esto no lo voy a soportar».

Belén Esteban entra en la polémica

Incluso Belén Esteban ha entrado, también por conexión telefónica, en la polémica entre Lydia Lozano y Alejandra Rubio. «Solo he llamado porque me ha parecido muy mal que Miguel Ángel Nicolás le diga a Kiko Hernández que él no lo ha oído. Miguel Ángel Nicolás ha dicho que eso es verdad. He hablado con Alejandra y la he regañado. Le he dicho: tienes que tener mucho cuidado. A Alejandra le tengo muchísimo cariño, pero Frigenti es mi amigo. Él no da nombres, pero yo los voy a dar. A Alejandra la conozco desde que nació. He ido a su bautizo. Quiero a Terelu, quiero a Alejandra. No estuve en esa cena. No sé lo que pasó, si lo dijo o no lo dijo».