Pocas veces se ha respirado tanta tensión en el plató de ‘GH VIP’ como este pasado martes. Kiko Jiménez compareció al ser expulsado por la audiencia y no ser uno de los repescados. Allí en el plató se encontraba un Diego Matamoros muy dolido por el comportamiento que el andaluz había tenido dentro de la casa con su mujer, Estela Grande. El cara a cara entre ellos no tuvo desperdicio y se escribió con los reproches y los insultos como argumento principal.

Kiko llegó al plató y saludó de una manera fría al hijo de Kiko Matamoros. Fue solo un espejismo antes de la gran batalla que se iba librar. El novio (o ex) de Sofía Suescun tomó la palabra: «Me alegro de verlo aquí en plató, porque considero que es el sitio donde deberías estar, apoyando a tu mujer. Tenemos una conversación pendiente». «La conversación la teníamos que haber tenido cuando te llamé y te escribí y tú no me cogiste en ningún momento el teléfono, pero has quedado como un rastrero que es lo que eres, al filtrar información al exterior», le reprochó Diego.

El grado de tensión se iba incrementando e incluso Kiko Jiménez abandonó su asiento para encararse a Diego Matamoros: «El más rastrero que hay aquí eres tú, eso para empezar. Si valoraras un poquito a la pedazo de mujer que tienes, me tratarías mejor, porque yo soy su amigo. Y tú eres un celoso empedernido. Eso no es mi culpa». «Relájate, machirulo», le espetaba Diego.

Sofía considera que su novio le mentía al no admitir que le gustó Estela al principio del concurso. Fue entonces cuando Kiko explotó y reconoció estar «cansado de pedir perdón por una p… amistad. No estoy enamorado de Estela ni ella de mí». Tal fue su hartazgo que decidió romper con la navarra en directo: «Si me consideras un mentiroso se ha acabado. Hemos roto», algo que desencadenó la marcha de Suescun del plató.