La mujer de Ortega Cano se ha quedado con la miel en los labios. Después de 105 días de lucha en ‘Supervivientes 2020’ regresa a casa con un segundo puesto.


Después de 105 días de concurso en ‘Supervivientes 2020’, Ana María Aldón ha hecho historia en el concurso. La mujer de José Ortega Cano ha estado a punto de ganar el ‘reality’ más extremo y más convulso de todos cuantos se han celebrado hasta ahora, con una pandemia global en todo el planeta durante su emisión. Pero finalmente no ha podido cumplir su sueño. Un 81,6% de la audiencia decidía que su rival, el guardia civil Jorge Pérez, se fuera a casa con los 200.000 euros de premio del maletín.

Ana María he dejado el listón alto. Hasta el último minuto ha luchado como una gran rival en las pruebas. Incluso ha ganado a Jorge en la prueba de la apnea. Pero los espectadores tenían bastante claro a su favorito. El miembro de la benemérita ha ganado el certamen por amplia mayoría. La andaluza ha quedado en un merecidísimo segundo puesto. Y Rocío Flores se ha alzado como tercera finalista.

Ana María, la concursante revelación de ‘Supervivientes 2020’

Podría decirse que Ana María ha sido la gran sorpresa de la presente edición de ‘SV’. Cuando entró en el ‘reality’ casi nadie daba un duro por ella. Conocida por ser la mujer del torero, hasta que llegó a Honduras poco se sabía sobre su vida. Y es que en su papel como esposa del diestro, la andaluza siempre ha tenido un perfil bajo. Su personalidad se ha ido descubriendo a medida que ha ido avanzando el programa.

Desde el principio quiso dejar claro que ella quería hacer su propio concurso, al margen del de Rocío Flores. Su intención de demarcarse por completo del juego de la hija de de Antonio David Flores y Rocío Carrasco no gustó demasiado a la audiencia, para quien la nieta de ‘la más grande’ ha sido una de sus claras favoritas. Su indiferencia ante los ataques de Yiya a Rocío pudieron costarle caros, porque los espectadores vieron en su actitud un feo rechazo a la joven. Pero en las últimas semanas, la relación entre ambas retornaba al lugar donde merecía estar. Las dos mujeres han llegado a la final del programa unidas y en total sintonía entre ellas.

Como concursante, Ana María ha destacado por su alegría, su buen carácter y por un espíritu de superación sin precedentes en el concurso. Cabe destacar que ha sido la participante que ha batido récord de pesca sin saber siquiera nadar. Además de su talento para la pesca, ha sobresalido por su fuerza física y su resistencia mental. Jorge Pérez resumía así su paso por los Cayos Cochinos: «Se ha superado en cada fase del concurso y es una gran mujer».

Su hija Gema: «Es una superviviente de la vida»

Gema, hija Ana María Aldón, resume así el paso de su madre por el concurso. «Ha sido una superviviente de la vida. De no saber nadar es la que se ha traído el mar consigo. Es la gran superviviente. No ha tenido un mal gesto. Se ha rapado hasta el pelo. Ella ya ha ganado, aunque no se traiga el premio es la ganadora», explicaba horas antes de la final en ‘Sálvame’.

A continuación repasamos los mejores momentos de su concurso, en el que Ana María se ha hecho muy grande como concursante.