Aunque la audiencia conseguida con la primera edición de ‘La isla de las tentaciones’ no han vuelto a repetirla en Telecinco, lo cierto es que año tras año siguen confiando en este formato en el que se pone a prueba el amor. Aunque no todo el mundo se atreve a participar en un reality de este estilo, hay quien sí se anima y, prueba de ello, las dos parejas que se acaban de conocer. Se acaba de filtrar el nombre de los dos chicos y las dos chicas que se adentrarán en este programa tan polémico y estos son Laura Casabela y Mario González y, por otro lado, Claudia Martínez y Javier Redondo. 

Isla tentaciones
Redes sociales

Ellos serán quien pongan rumbo a República Dominicana y quienes vivan, a buen seguro, momentos de tensión en el programa, nombres que ha avanzado ‘Algo pasa tv’ en exclusiva. Las lágrimas, los celos y la incertidumbre son ingredientes que se suelen repetir en las semanas que dura este espacio de televisión, pero ¿quiénes son ellos? Claudia Martínez, quien tuvo una relación sentimental con Rodri de GH, ahora ejerce como influencer, vive en Barcelona y, de hecho, posee casi 500.000 seguidores, una cifra mucho mayor a la de su novio Javi Redondo, que se ha privatizado el perfil y que solo tiene 22.000 followers. Desde hace varias semanas no comparten imágenes juntos, algo completamente normal si se tiene en cuenta que han aceptado concursar en este programa. Dedicándose besos, abrazos y aventuras por el mundo suelen inmortalizarse, una relación que quién sabe si saltará por los aires próximamente.

Laura Casabela
Redes sociales

Laura Casabela es otra joven influencer, oriunda de Alicante y que es madre de un niño de siete años. Se desvive por él y le postea bonitos mensajes con los que deja claro que su hijo es lo más importante para ella: «Eres luz, eres especial y lo supe desde que te vi por primera vez. Le has dado sentido a todo, me has llenado de luz y me has convertido en la madre más afortunada del mundo». En sus redes en cambio no hay ni rastro de su relación con Mario, pues solo tiene imágenes sola o con su hijo, lo que hace pensar que es un perfil profesional en el que prefiere no tratar, al menos de momento, cuestiones personales. Su pareja Mario, en cambio, no tiene redes sociales, lo que hace mucho más complicado saber sobre él y su vida fuera de los focos.