Iñaki Urdangarin continúa con su vida en Vitoria. A pesar de haber sido operado de un codo y estar centrado en su recuperación, tal y como nos desveló en exclusiva su madre a SEMANA, el ex duque de Palma sigue con parte de su rutina. Este miércoles se desplazó al despacho en el que trabaja su pareja, Ainhoa Armentia, pero justo cuando se acercaba a darle un beso sucedió algo inesperado. Y es que allí se encontraban sus escoltas, siendo uno de ellos el que, según han explicado en ‘El programa de Ana Rosa’, retuvo e intimó a una reportera del espacio de televisión.

Iñaki Urdangarin
Gtres

«Intentó grabar a Iñaki mientras recogía a Ainhoa y un escolta impidió a Leticia y el cámara hacer su trabajo», ha comenzado diciendo Joaquín Prat en el club social. Poco después han ido explicando datos acerca de lo sucedido, revelando que tanto la periodista como el cámara fueron retenidos por el escolta de Urdangarin. Todo sucedió en torno a las 3 de la tarde, cuando el personal de seguridad de Iñaki «les pide la documentación a la reportera y no les dejó moverse». «Ainhoa y él se besan, pero un escolta les ha retenido a unos metros de la puerta y les impide grabarles», añaden desde el programa.

Al parecer, se identificó como policía nacional y «no les dejó que se movieran de su lado». La reportera, Leticia Requejo, ha dado más detalles de cómo se sintió en ese instante y, aunque no existen imágenes de lo sucedido debido a que les prohibieron grabar. «Intimidados, no nos dejaron hacer nuestro trabajo. Me pidió la documentación y me empujó para que no pudiera acercarme a Iñaki», asegura la periodista.

Iñaki Urdangarin
Gtres

A pesar de que Iñaki Urdangarin y la Infanta dieron por finalizada su relación hace ya algunos meses todavía tiene dos personas que velan por su seguridad. En concreto, le acompañan a sol y sombra dos personas, quienes suelen vigilarle a cierta distancia y quienes se ocupan de que Iñaki Urdangarin esté al 100% protegido. El Ministerio del Interior no ha querido desvelar si tras su separación con doña Cristina iba a continuar con este privilegio, aunque una vez más se hace patente que sí. A pesar de que el Consejo de Trasparencia pidió saber acerca de la seguridad de Urdangarin su coste y si era pagada por fondos públicos, prefirieron no responder. Dijeron que por la seguridad de Iñaki no podían dar ese dato, también para proteger a los agentes encargados de ello, los mismos que ahora se convierten en noticia por un percance con una reportera de ‘El programa de Ana Rosa.

Tampoco quisieron aclarar en su momento si Jaime de Marichalar seguía disponiendo de escoltas tras su separación, la cual se hizo pública en el año 2007. Tres años más tarde de que hablaran del «cese temporal de la convivencia» confirmaron su separación y hasta cuatro años más tarde, en 2014, él mantuvo personal de seguridad. Si además estaba acompañado de sus hijos, Victoria Federica y Froilán, también le acompañaba la seguridad proporcionada por la Casa del Rey. Fuera de toda duda, lo que queda claro es que, a pesar de que Iñaki Urdangarin ya no forma parte de la Familia Real, sí goza de protección.