Se trata de un diagnóstico certificado por «varios profesionales, entre ellos, el gabinete adscrito al tribunal de violencia sobre la mujer».


Con lágrimas en los ojos y totalmente rota, así ha desgranado Rocío Carrasco su verdad. Lo ha hecho desnudándose por completo en el documental ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viva’ y revelando una historia que muy pocos de su entorno más íntimo conocían. Lleva en tratamiento desde el año 2011. Sufre un síndrome ansioso depresivo moderado y grave cronificado en el tiempo.

Telecinco

Un diagnóstico que según ha contado lo certifican «varios profesionales, entre ellos, el gabinete adscrito al tribunal de violencia sobre la mujer». La hija de Rocío Jurado revelaba que se emitió «un informe demoledor en el cual su conclusión, entre otras muchas, es este diagnóstico».

Recuerda que vivió una etapa muy dura en la que estaba totalmente anulada. «No quería salir de mi casa. No podía desarrollar mi vida normal como una persona normal. No quería tener nada que ver con nada ni con nada». Ha confesado que cuando estaba atravesando uno de los peores momentos de su vida, le llegó una inesperada noticia. Conoció entonces que su hija, Rocío Flores, defendería en los platós a su padre, Antonio David, durante su pasó por ‘Gran Hermano VIP’. «Se me pasaron por la cabeza los últimos 20 años y todo lo que se venía encima. Con un elemento mayor que era mi hija en un plató defendiendo a su padre».

Rocío Carrasco
Telecinco

Madre e hija llevaban tiempo sin tener contacto alguno. «No veía a mi hija desde el 27 de julio de 2012. No estaba preparada, mucho menos para ver lo que iba a defender. Lo que tenía claro es que no quería ver lo que venía. No quería volver a sentir miedo ni vergüenza. No quería seguir sintiéndome cuestionada por todo el mundo. No quería seguir viviendo en esas circunstancias».

Su intento de suicidio

Tras aquello intentó suicidarse: «El 5 de agosto decidí que no quería seguir viviendo. Determino que no puedo, que no quiero volver. Yo ya había hecho todo lo posible porque todo eso cesase y había puesto en conocimiento de quien yo creía que era en manos de la justicia». Creyó que aquella era la única manera de «quitarse de en medio» y lo hizo tomándose diversas pastillas.

look

Ha reconocido que poco después se quedó dormida. Fidel Albiac entró entonces en la habitación y salvó su vida: «Yo no me levantaba». Acudieron al hospital y llegó prácticamente dormida. «No recuerdo nada». Una acción de la que se avergüenza por completo: «Pero es la realidad. Posteriormente me fui del hospital porque me avisaron que había alguien de prensa merodeando por allí».

«Sé que ese informe llega a manos de la otra parte», ha contado. Cuando eso ocurre, Antonio David entró en la casa de ‘Gran Hermano VIP’. Le ha acusado de mostrar el informe a dos revistas de este país. «Nada ni nadie se merecía darle el gusto de quitarme de en medio», señalaba con rotundidad.