Marisa y Cristina nacieron hace 43 años en Fregenal de la Sierra (Badajoz) y estudiaron Arte Dramático en Sevilla. Ahora, son dos grandes estrellas de ‘First Dates’


Su buen humor y simpatía aportan un toque de frescura y calman los ánimos de los que van buscando el amor en First Dates (Cuatro). Las gemelas extremeñas Cristina y Marisa Zapata disfrutan haciendo de ‘celestinas’, aunque nos confiesan que no se atreverían a ir al programa a buscar pareja.

Las camareras de ‘First Dates’ hablan de su participación en el programa

Cuando os ofrecieron participar en este programa, ¿qué pensasteis?
Marisa: Nos presentamos a un casting, pero la verdad es que no teníamos muy claro si buscaban actrices, camareras o gemelas y cuando nos dijeron que estábamos dentro era como una cosa muy expectante. Yo pensaba “esto puede ser algo muy grande que me resuelva mi carrera o que acabe en nada”. Al final fue algo grande y aquí seguimos casi seis años después.

¿A qué creéis que se debe el éxito de First Dates?
Marisa: A la capacidad de dar visibilidad a tanta gente diferente, a tantas forma de amar y de relacionarse. Le ha abierto los ojos a todas las generaciones, es revolucionario. Aquí todo cabe, nada es extraño ni se cuestiona.

¿Qué consejos darías a los que van para la primera cita?
Cristina: Ser uno mismo, ir vestido de forma que te sientas cómoda, relajada, que seas tú y que salga de dentro lo que tengas en el corazón. Ir con sinceridad y con generosidad para que lo note tu pareja y también el espectador.

¿Hubierais ido a First Dates a buscar el amor?
Cristina: Nos ofrecieron en su día buscarnos a las dos pareja, pero dijimos que no porque en ese momento no nos parecía adecuado. A principios de este año, Marisa sí le dio una sorpresa a su novio pero yo no soy tan lanzada para hablar de cosas íntimas en la tele.

Mediaset

Las dos hermanas estudiaron Arte dramático

¿Ser actrices os ayuda en vuestra labor?
Marisa: Sí, claro. Nos ayuda porque aunque en pantalla no se ve todo lo que hacemos, hay mucho trabajo detrás, ayudamos a los que vienen a que estén tranquilos, bailamos, los animamos… Somos un poco ‘celestinas’ y yo creo que ser actrices nos aporta frescura y naturalidad.

Vosotras empezasteis en el teatro.
Marisa: Nuestro debut fue en 1999 en el Teatro Clásico de Mérida, luego hemos hecho más cositas: presentar programas en autonómicas, algo de cine, un videoclip… Lo que pasa es que First Dates nos ha dado popularidad y continuidad laboral y ha sido un boom para nosotras. Pero nuestro sueño es poder compaginar ficción con entretenimiento.

¿Qué tenéis que decir de Carlos Sobera?
Es un encanto, un profesional como la copa de un pino y una persona maravillosa, simpática, divertida, fantástica… Es un abrazo en el que poder refugiarte en cualquier momento. Es una relación muy bonita la que tenemos y nos tratamos con mucho cariño.

Sois casi inseparables, ¿qué destacaríais la una de la otra?
Marisa: Cristina tiene un corazón que no le cabe en el pecho y es muy calmada. Yo soy más atrevida y su calma me apacigua.
Cristina: Diría que Marisa es buena persona, muy trabajadora y constante. Lo que pasa es que a veces tiene mucho genio, es muy impulsiva y hay que decirle que piense bien las cosas antes de actuar.
Marisa: Las dos tenemos carácter pero yo siempre digo que eso nos ha ayudado a llegar hasta aquí. Desde un pueblo pequeño como el nuestro, Fregenal de la Sierra (Badajoz), parecía inalcanzable ser actriz, pero nos empeñamos y estudiamos Arte Dramático en la Escuela Superior de Sevilla, nos hemos pateado España las dos y nos hemos buscado la vida… Si no fuera porque tenemos carácter no sé donde hubiéramos acabado.