La presentadora de ‘Sálvame’ ha explicado cuál es su secreto para hacer frente a la oleada de comentarios que recibe cada día en las redes sociales.


Carlota Corredera lo ha dicho en reiteradas ocasiones. 2021 ha sido un año muy difícil para ella. El estallido de la pandemia, en marzo de 2020, sumado al tsunami informativo que supuso la emisión del documental de Rocío Carrasco, ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, supusieron para ella una quiebra a nivel emocional que lleva tiempo tratando con la ayuda de un terapeuta. Así lo ha recordado este lunes durante la emisión de ‘Sálvame‘: «Empecé a ir a terapia después de la pandemia».

Gracias a la ayuda que recibe de especialistas en salud mental, la periodista es capaz de sobrellevar la presión propia de su trabajo en televisión. Cada palabra que pronuncia está expuesta a la valoración de millones de espectadores siempre que se pone delante de las cámaras. Es una situación delicada que para muchas personas que se dedican a las redes sociales -que era el tema de debate en el programa- o a los medios no es fácil de digerir.

Corredera habla de la psicóloga «que me sostiene»

En su caso, su fórmula para mantener el equilibrio y soportar los embistes que recibe cuando se pronuncia públicamente es contar con el apoyo de terapia psicológica. «Puedo decir hoy, dentro de las taras que tengo de fábrica, que más o menos consigo gestionar lo que me dicen en las redes sociales gracias a una psicóloga que me sostiene», ha recordado este martes. «Tengo 47 años y me han pasado cosas heavies en mi vida. Sé lo que es trabajar expuesta».

Carlota Corredera Roma
Redes sociales

No es la primera vez que Carlota Corredera habla en televisión de la ayuda psicológica que recibe. El pasado mes de octubre confesaba que desde que es capaz de desahogar sus inquietudes con un profesional, su panorama le resulta menos pesado. «Ha sido la mejor decisión», destacaba. La gallega se define como una mujer «abierta y charlatana», y cree que su personalidad sociable y comunicativa la ayuda a canalizar bastante bien las emociones. Sin embargo, la avalancha de críticas que ha recibido a raíz de la docuserie y su firme posicionamiento a favor de Rocío Carrasco han hecho que pidiera la orientación de un experto.

«Me hacía falta ayuda profesional, porque quienes salimos en la tele estamos continuamente expuestos y se nos juzga por nuestro físico, por nuestras palabras… por cualquier cosa», confesaba en una entrevista en ‘Saber vivir’. Gracias al trabajo que realiza con sus emociones puede quitar hierro a comentarios que se hacen sobre ella en las redes sociales…. muchos de ella de carácter muy crítico e hiriente. En todo este tiempo que lleva acudiendo a consulta ha aprendido a no llevarse a casa las polémicas de ‘Sálvame’. «Estaba muy tocada», ha detallado.