La colaboradora ha estallado al conocer las duras declaraciones que, según Miguel Frigenti, ha hecho Alejandra Rubio sobe ella.


La tarde en ‘Sálvame’ se ha presentado cargada de tensiones. Lydia Lozano ha entrado en cólera al conocer las declaraciones que ha hecho sobre ella Alejandra Rubio. Según el colaborador Miguel Frigenti, la hija de Terelu Campos ha hecho unos comentarios que han dejado a la colaboradora por los suelos.

Miguel Frigenti ha contado en el programa los calificativos usados por Alejandra Rubio para describir a Lydia. «Hace un mes y medio, ella con aires de divismo, dijo ‘esa vieja de mierda que no tiene idea de nada y se inventa todas las noticias, no tiene idea de nada’. Yo me quedé flipando. Me pareció muy feo y muy imprudente decirlo de gente que no conocía de nada. Y yo tengo mucho cariño a Lydia, con la que trabajo desde hace años. También se metió con Suso», decía el periodista.

«No solo insultó a Lydia Lozano. Insultó a Suso. Dijo: ‘es un cateto y un garrulo, no tendría nada con él’. Lo dijo delante de 15 o 18 personas. Yo me quedé blanco. Pero que una compañera con la que he trabajado no es la mejor manera de trabajar en televisión, criticando a los compañeros» apuntaba Frigenti.

Lydia, sobre Alejandra: «Qué pena que una chica joven tenga la mente tan cerrada»

Lydia, conectada con el espacio por videoconferencia, no podía creer lo que Alejandra había dicho de ella. Di la noticia que se habían separado en ‘Socialité el día 1 de febrero. Nadie comentó nada. Dije que la había visto hacer ojitos, ojitos solo. Veía en las publicidades cómo (Alejandra) le decía: «Hay Suso, vente al Oh My Club esta noche, no me dejes tirada», le decía. Alejandra me miraba como si yo fuera una mierda.

«¿Vieja? Pues me llevo cuatro años y medio con su madre. Qué pena que una chica tan joven tenga la mente tan cerrada. Porque yo a lo mejor con 59, que en diciembre cumplo 60, soy mucho más liberal y soy mucho más abierta que ella. ¿Cómo viene pisando esta niña con el taconazo en Telecinco? ¿Pero esto qué es de vieja? ¡Qué tristeza!», comentaba la colaboradora, visiblemente enfadada.

Alejandra se defiende: «No es una frase que yo diga»

En medio de la discusión televisada, la nieta de María Teresa Campos ha intervenido en directo para negar haber insultado a Lydia Lozano. «A ver, no quería entrar pero lo que se ha dicho me parece una acusación súper fuerte. Nunca la he mirado por encima del hombro. Si se ha sentido así, perdona. Era mi primer programa y no sabía cómo iba esto. Le dije en una publi que no había cobrado la entrevista que hice. No he hablado más con ella».

“No es una frase que yo diga, me enfadó lo que Lydia dijo de mí pero ya está, no tengo nada en su contra”, ha dicho Alejandra. «Lo de Miguel me parece un poco fuerte. Sé perfectamente de qué está hablando. Era el cumpleaños de amiga. No he hablado de nadie. La gente que se piense que no le doy al cerebro, sé perfectamente lo que digo y lo que no digo«. Frigenti, en el plató, no estaba dispuesto a que le dejaran por “mentiroso”, pero la colaboradora insistía en negar sus palabras. «Eres una mentirosa. Para mentir no entres», la he dicho a la joven.

Lydia: «No tengo por qué no creerme a Miguel Frigenti»

«Vieja de mierda’ no es una frase que yo diga, eso para empezar. No tengo nada que decir de Lydia. Lo único que dije en ese momento es que me enfadó que ella dijera eso. Pero ha habido acusaciones más fuertes de las que ha dicho Lydia. No tengo nada en contra de Lydia. Ojalá alguien hable sobre lo que pasó esa noche», añadía Alejandra.

Entonces, Lydia se ha dirigido a ella para pedirle explicaciones. «Si sabes que yo di la exclusiva de tu separación. Yo dije que le hacías ojitos, que es humano. No dije que te habías acostado, ni enrollado, ni besado. ¿Por qué dijiste que yo necesitaba un minuto de gloria en televisión?».

La hija de Terelu le ha respondido: «No quiero ningún problema contigo porque me parece innecesario. Te respeto como colaboradora. En ningún momento te he insultado». La madrileña ha sacado sus conclusiones: «Yo a Alejandra casi no la conozco y no tengo por qué no creerme a Miguel Frigenti».