Brenda ha sido la primera concursante en enfrentarse a su ‘línea de la vida’ en ‘Secret Story’. Se ha derrumbado al recordar algunos momentos de su vida


Al igual que en la edición de los famosos, los anónimos se van a enfrentar a su ‘línea de la vida’ en ‘Secret Story: la casa de los secretos’. La primera en hacerlo ha sido Brenda, que se ha derrumbado al recordar algunos momentos de su vida y ha emocionado incluso a Toñi Moreno, que desde el plató ha asegurado que la concursante es un ejemplo de superación por algunos de los instantes tan difíciles a los que se ha tenido que enfrentar. Brenda se ha sincerado y no ha podido evitar las lágrimas al recordar la separación de sus padres, la muerte de su madre o incluso el acoso laboral que sufrió tras quedarse embarazada de su primer hijo.

Brenda habla del problema de su madre con el alcohol

Tras el éxito del concurso con los famosos, pronto pusieron en marcha la edición de los anónimos. Durante los primeros días hemos vivido momentos muy intensos como ha sido este. Una ‘línea de la vida’ cargada de sentimiento. Brenda nació en 1981 y cuando tenía solo dos años sus padres se separaron. Además, la concursante ha confesado que ha tenido muchos problemas con su madre. «Con mi madre chocaba bastante, no entendía ciertos comportamientos agresivos, no me daba cuenta de que siempre tenía una copa de vino en la mano. Había un problema de alcoholismo«, ha explicado.

«Desde los dos años estuve con papá Juan, que era mi padrastro. Él venía cansado de tanto trabajar y me levantaban porque mi madre tenía que decirle a papá Juan todo lo que había hecho yo mal. Cambió mucho, pero en esa época era muy estricto», ha asegurado. La barrendera ha recordado que durante su infancia se escapó varias veces de casa e incluso terminó en comisaría. Brenda, con tan solo quince años, tuvo que ponerse a trabajar para pagarse los libros del colegio e incluso ayudar para pagar parte de las facturas que llegaban a casa.

Brenda 'Secret Story'
Telecinco

La muerte de su madre, uno de los peores momentos de su vida

Después ha recordado que a los 19 años, se marchó de casa y se independizó. Se marchó con «lo puesto», asegura. Sin embargo, uno de los momentos más difíciles estaba por llegar. Y es que después de más de un año sin hablarse con su madre recibió una llamada que le comunicó la trágica noticia: la muerte de su madre. Poco después pasó lo mismo con su padrastro. «Cuando llevaba un año sin hablarme con ellos, él me llamó y me dijo que mi madre había muerto. Murió durmiendo», recuerda. «Yo pensé que me iba detrás de él porque ya no podía más», ha confesado entre lágrimas. «La vida no me ha dado opción de pararme a pensar, todo ha sido correr y problemas. A mi madre le tuve rencor y odio durante mucho tiempo, cuando fui madre aún más. Pero con el tiempo he aprendido a amarla y a entender, sin estar ella, qué es lo que le pasaba», ha querido decir.