«Tengo una inteligencia fuera de lo normal. Saqué en la escala de Reisberg una puntuación superior a 140», ha afirmado el nuevo concursante del reality.


Tres días después del arranque oficial de ‘La casa de los secretos 2’, Álvaro ha hecho su entrada en el reality. Tiene 27 años, procede de la sierra de Madrid -concretamente de Soto del Real- pero reside en Albacete. Actualmente trabaja como secretario interventor del ayuntamiento de La Roda. Es graduado en Derecho, también en Dirección y Administración de Empresas y es un apasionado de la magia y de la poesía. Otro de los detalles más llamativos de su persona es que es superdotado. Se trata del último concursante que ha entrado en el reality de Mediaset este mismo domingo. Esto se debe a que tuvo que esperar el tiempo reglamentario tras haber dado positivo en covid.

Telecinco

«Tengo una inteligencia fuera de lo normal. Saqué en la escala de Reisberg una puntuación superior a 140. Se me clasifica como superdotación», ha explicado a la audiencia del reality de Mediaset. Álvaro se ha definido como un competidor nato que está dispuesto a jugar. «Me gusta mucho cuando tomo un objetivo ganar sí o sí. No me importa destrozar al contrincante si con ello consigo materializar mis deseos. En mi objetivo todo se circunscribe a un juego. Si no está preparado, no creo que sea mi culpa», ha advertido.

Entre las principales aficiones del concursante figura la poesía. «Soy un aficionado a la literatura. Por circunstancias de la vida no he podido acabar de profesor de Literatura. Me encanta la poesía. Me parece una de las formas más bonitas que tiene el ser humano de volcar sus sentimientos», ha afirmado en su vídeo de presentación. También ha contado que en cuestiones de amor le ha ido regular en la vida. «Nunca he tenido una relación estable a largo plazo. Nunca he sentido poder llevar la relación a un siguiente nivel tanto de compromiso afectivo como que me pueda evocar una serie de sentimientos que aún no he experimentado. Espero que algún día se me dé esa oportunidad».

«Esto es un regalazo»

Una de las principales desventajas que cree puede tener dentro de ‘La casa de los secretos’ es su físico. «A la vez es un trampantojo. La gente tiene menos alertas cuando por mi físico me ve como más bonachón. Yo soy el mismo secreto que ellos mismos no van a saber gestionar». Álvaro ha entrado al reality con mucha ilusión dispuesto a superarse. «Esto es un regalazo. Es la oportunidad única que tienes de experimentar por dentro las sensaciones de un juego único de estrategia que a mí me maravilla y me motiva. Estoy deseando poder escudriñar cada último recoveco del concurso».

Telecinco

También ha reconocido que se considera una «persona única y verdadera. A primer impresión provoco una sensación más afable y más confiado. Pero a medida que avanza el tiempo te puedo sorprender con cualquier tipo de sentimiento».