Lituania, Rusia, Suecia, Chipre, Noruega, Bélgica, Israel, Azerbaiyán, Ucrania y Malta pasan a la Gran Final, el próximo 22 de mayo.


Este martes se ha celebrado la primera semifinal del Festival de la Canción de  Eurovisión. La ciudad holandesa de Rotterdam ha acogido la 65ª edición del certamen que nació en 1956 con una gala en la que ha participado un total de 16 países. Los representantes de cada país ha dado lo mejor de sí para lograr las diez plazas que les haga llegar a la final que se disputará el próximo sábado. Lituania, Rusia, Suecia, Chipre, Noruega, Bélgica, Israel, Azerbaiyán, Ucrania y Malta han sido los elegidos para la final. Y se quedan fuera: Eslovenia, Australia, Macedonia del Norte, Irlanda, Croacia y Rumanía. Como dato significativo, es la primera vez que Australia se queda fuera de la final.

En esta primera semifinal, celebrada en el Ahoy Rotterdam, Malta, Chipre y Lituania partían como favoritos. Y, siguiendo las quinielas, han logrado su pasaporte para clasificarse y acompañar a Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Países Bajos la noche del sábado 22 de mayo. A continuación te mostramos las canciones de los países que han logrado pasar a la Gran Final:

Lituania (The Roop – «Discoteque»)

Fueron los primeros en actuar en la semifinal y no tardaron en conseguir su pase para la gran noche. Lituania presentaba la canción «Discoteque», del artista The Roop, que logró su título como candidato por segundo año consecutivo en la selección nacional báltica. Su canción, inspirada en la música los 80, era una de las predilectas del público. El grupo The Roop, creado en 2014 por Vaidotas (vocalista), Robertas y Mantas, intentó representar a Lituania en 2018 con el tema “Yes I Do” y en 2020 fueron seleccionados con “On Fire”. Este año con “Discoteque” han cautivado a millones de espectadores.

Rusia (Manizha – «Russian Woman»)

Fueron los terceros en actuar. Y lo hicieron interpretando «Russian Woman», un sencillo con un fuerte alegato feminista y que ha logrado que muchas pancartas con “Be yourself” (sé tú misma) se dejasen ver en el estadio. Manizha entraba en el escenario dentro de una gigante Matrioska con ruedas.

Suecia (Tusse – «Voices»)

«Un canto a la igualdad y la libertad». Así define Tusse su canción, con la que el país nórdico lleva dos par años luchando por igualar a Irlanda. Un año más, Suecia es otra de las grandes favoritas de Eurovisión y es que es el segundo país con más triunfos en la historia del Festival.

Chipre (Elena Tsagrinou – «El diablo»)

La canción “El Diablo” (sí, con título en español) de Elena Tsagrinou era otra de los favoritas. Su intérprete, ataviada con un impactante vestido, logró conquistar al público con su show. Elena Tsagrinou, conocida por sus canciones ‘Replay’ (2019) y ‘Fuego’ (2018), que sonó con fuerza en las discotecas españolas, parte como una de las favoritas para lograr una gran posición.

Noruega (Tix – «Fallen Angel»)

El cantante noruego, que padece Síndrome de Touret, interpretó una bonita canción melódica vestido de ángel blanco con enormes alas y encadenado a otros ángeles negros.

Bélgica (Hooverphonic – «The Wrong Place»)

Fue la canción número 11 de la semifinal. La banda belga presentó una canción inspirada en la música de Johnny Cash que ha logrado la meta esperada: pasar a la final.

Israel (Eden Alene – «Set Me Free»)

Este país fue el ganador de 2018, pero este año su participación está rodeada de polémica debido al conflicto árabe-israelí.

Azerbaiyán (Efendi – «Mata Hari»)

Efendi llegaba al escenario con un espectáculo de pirotecnia habitual en el país caucásico. Debutaron en 2008 y desde entonces siempre han logrado clasificarse para la final, a excepción de 2018.

Ucrania (Go_A – «Shum»)

El título de la canción, “Shum”, escrita en ucraniano, significa ‘ruido’. Hasta la fecha Ucrania nunca ha llegado a una semifinal y este año es una de las más probables a colarse entre las 10 favoritas de Eurovisión 2021.

Malta (Destiny – «Je me casse»)

Con una puesta escena digna de una estrella internacional de la canción, Destiny se convirtió en la gran protagonista de la noche con su poderío vocal y un carisma sobre las tablas que deja con la boca abierta. Su derroche de talento la convierte en una de las candidatas más firmes para hacerse con el ansiado micrófono de cristal el próximo sábado.

© Raúl Tejedor (TVE)

Ya solo queda esperar a que legue el sábado 22 de mayo para ver la gran final y ver en directo la actuación en directo de Blas Cantó como representante del talento español. El artista, que defenderá de nuevo a España con una bonita balada dedicada a su abuela, no figura en las quinielas de los favoritos, pero aún hay esperanza…