Amelia Bono ha elegido el vestido perfecto para llevar en la maleta en vacaciones. No necesita plancha y se ajusta a distintas situaciones.


Amelia Bono ha dado con la maleta perfecta para las vacaciones. Lleva todo el verano demostrándolo. Pero ahora, cuando los días de descanso están a punto de tocar a su fin, acaba de ratificarlo con un vestido que resulta perfecto para quienes no quieren tener que preocuparse por el acabado, porque no necesita plancha.

Un vestido para unir el verano y el otoño que no necesita plancha

El vestido que ha elegido Amelia Bono es de Zara, la marca que firma casi todos sus estilismos veraniegos. Se trata de un diseño en tono crudo con un efecto lazada en la zona central del pecho y un largo midi.

Pero lo que hace realmente especial a este vestido es el tejido estructurado en el que está confeccionado, pues es de gran ayuda e esos días en los que no tenemos posibilidad de planchar o no tenemos ni tiempo ni ganas para hacerlo.

Los complementos, la clave

Así, es ideal para ir en cualquier maleta y tener siempre una prenda que encaje con cualquier ambiente. Porque otro de los puntos a favor de la elección de Amelia Bono es su versatilidad. Funciona igual de bien en un estilismo playero, acompañado de unas sandalias planas y un capazo, que en la noche, donde se puede jugar más con los complementos.

Porque las prendas de las que lo acompañemos serán la clave para lograr un ‘look’ más arriesgado o más relajado, ideal para esas últimas horas de las tardes de verano. De igual modo, el tono crudo del vestido también invita a mantenerlo en el armario cuando ya hayamos abandonado toda idea de bañarnos en el mar.

Por eso, si lo lucimos con unas botas y una chaqueta de punto puede formar parte del armario de esos primeros días de transición otoñal, porque se adapta bien a los cambios de estación.

Un verano a la última para Amelia Bono

No sabemos cómo va a iniciar el otoño Amelia Bono, pero de lo que no cabe duda es de que estos meses están siendo diferentes para la empresaria. De hecho, fue a principios de este verano cuando se hizo pública su separación del que había sido su marido, Manuel Martos, durante 13 años.

Sin embargo, a pesar de ese anuncio, Amelia ha mantenido algunas costumbres, como pasar las semanas de estío en Marbella. Desde allí nos ha ido mostrando looks a la altura de la ‘influencer’ en la que se ha convertido en las redes sociales, y mostrando que más que un verano diferente este ha sido para ella, un verano siempre a la última en moda.