La presentadora ha pasado su primer fin de semana sin la que fuese su pareja durante más de diez años y lo ha hecho con un sencillo look de lo más acertado.


No han pasado ni dos días desde que Iker Casillas y Sara Carbonero confirmaran el fin de su relación. Fue en la tarde del pasado viernes y, aunque ya se había rumoreado mucho sobre la posible crisis de la pareja, la noticia nos pilló a todos por sorpresa; pues juntos formaban un dúo aparentemente perfecto. La presentadora y el futbolista, que nos robaron el corazón a todos con su tierno beso en el Mundial de fútbol de Sudáfrica hace ya más de una década; nos lo rompían ahora con el comunicado de su separación. Ambos lo anunciaban de forma conjunta a través de sus respectivas cuentas de Instagram. A través de la red social aclaraban su decisión mutua de tomar «caminos distintos pero no lejanos». Una decisión que no podían haber definido mejor. Y es que tras publicar este escrito; los dos pasaron la noche jugando al parchís junto a sus hijos en un primer fin de semana separados pero no alejados el uno del otro.

A pesar de que el mensaje estaba bastante claro; era más que obvio que la atención de toda España se centraría en los planes de la ahora expareja en estos días tan difíciles. ¿Viven todavía juntos? ¿Se dejarán ver juntos por la calle o cada uno buscará la tranquilad en un lugar distinto? Respuestas que ayer por fin conocíamos cuando vimos a Iker Casillas en Sevilla. El futbolista ponía tierra de por medio y nos deseaba un buen fin de semana a todos mientas que Sara Carbonero llevaba a sus hijos a un cumpleaños en Madrid. Un plan en la capital para el que la periodista eligió un estilismo discreto, sencillo y perfecto para el que probablemente sea su sábado más polémico.

El look con el que Sara Carbonero afronta su fin de semana más mediático

La presentadora de Radio Marca elegía un conjunto muy en su línea. Un conjunto no demasiado llamativo pero muy acertado, con el que marcaba un punto de inflexión en su vida. Sara optaba algunas de sus prendas y complementos favoritos del momento; que ya ha llevado en más de una ocasión pero que sabe defender como nadie. Y es que la periodista se decantaba por un trench color caqui que no se quita en estos días; unos pantalones vaqueros de pata ancha y rotura en la rodilla; y unas exclusivas zapatillas Converse en un bonito tono crema que se han convertido en su calzado preferido.

Sin embargo, lo más destacable de su outfit ha sido, sin duda, la sudadera. Como hizo Chenoa en su momento o Marta López cuando se enteró de la infidelidad de Alfonso Merlos, Sara ha aparecido con una sudadera de color gris jaspeado. Una pieza que parece la prenda perfecta para superar una ruptura amorosa y a la que ella ha querido darle un pequeño twist. Y es que ha elegido una sudadera personalizada de Anitials en el que se puede leer una gran ‘S’, la inicial de su nombre. Un toque que no puede gustarnos más y que marca, sin duda, la diferencia.