Un verano más se ha celebrado en Marbella la Gala Starlite, aunque con grandes diferencias con respecto a otros años. Pero sí hubo alfombra roja y grandes vestidos


El verano en Marbella tiene una cita ineludible desde hace once años, las ediciones que lleva celebrándose la Gala Starlite. A pesar de las restricciones sanitarias, tampoco este mes de agosto ha faltado la gran cita del glamour marbellí, aunque sí ha habido grandes diferencias, comenzando por la ausencia de uno de los anfitriones Antonio Banderas, quien se perdió por primera vez este evento. El actor iba a recibir de manos de Zurab Pololikashvili, Secretario General de la OMT, un reconocimiento como embajador de la Organización Mundial del Turismo.

En ausencia del actor malagueño, Sandra García Sanjuán, presidenta de Starlite, ejerció de anfitriona en solitario en esta noche tan especial en la Cantera de Nagüeles, donde los fondos recaudados en la cena solidaria se destinaron a la lucha contra la Covid-19. La gala fue presentada por el actor Iván Sánchez y contó con diferentes actuaciones musicales como las de Ainhoa Arteta, Pitingo y Abraham Mateo.

También a lo largo de la noche se entregaron los galardones solidarios. Una de las premiadas fue Paula Echevarría por su “implicación personal” en numerosas causas solidarias y “su vinculación y ayuda constante de manera discreta y absolutamente desinteresada” con asociaciones como Juegaterapia y la Fundación Cris contra el Cáncer. La actriz había celebrado dos días antes su 43 cumpleaños en el mismo recinto junto a su pareja, Miguel Torres, y un grupo de amigos.

La alfombra roja de la Gala Starlite

Pero además de solidaridad, la Gala Starlite también tiene mucho de glamour. Con ella se ha dado el pistoletazo de salida a las grandes noches de fiesta y alfombras rojas post-covid. Así hemos podido ver desfilar a muchos de los rostros populares de nuestro país con sus vestidos de fiesta, tras meses sin poder hacerlo.
Paula Echevarría ha vuelto a demostrar por qué es una de las reinas de estos eventos luciendo un espectacular vestido rojo, pero no fue la única.

Han sido unos meses de sequía absoluta. En este 2020 no hemos podido disfrutar de eventos tan glamurosos como  el Baile de la Rosa en Mónaco, la Gala Met o el Festival de Cannes y tampoco dentro de nuestras fronteras se celebró el Festival de Málaga, uno de los eventos más esperados de nuestro país. La Gala Starlite ha sido el mejor aperitivo que podíamos tener y seguro que el comienzo de una nueva etapa de esas alfombras rojas que tanto hemos echado en falta.

Este año atípico también la Starlite ha sido diferente, pero no han faltado los vestidos de gala que tanto nos gustan. Aquí te dejamos las mejor y peor vestidas de esta edición.