Era la reina de los coloristas vestidos tipo túnica, pero en los últimos tiempos Lydia Lozano ha dado un giro a sus looks, aunque sigue apostando por el color


Su nombre siempre está en medio de la actualidad más candente de la crónica social. Hasta en el tema del momento, la docuserie Rocío Carrasco: contar la verdad para seguir viva, Lydia Lozano tiene su parte de protagonismo. La periodista continúa en todos los platós: del Sálvame al Sábado deluxe, de los debates de Supervivientes al propio programa donde se analizan las declaraciones de la hija de Rocío Jurado, y sigue mostrando la misma pasión e implicación, pasando de la risa al llanto, en décimas de segundos. Pero si esa personalidad explosiva no ha cambiado nada, lo que sí hemos comprobado en los últimos tiempos es que su estilo ya no es el que era. Un nuevo look ha llegado a la vida de Lydia Lozano, y es casi más favorecedor que los anteriores.

Hasta hace poco los vestidos eran prácticamente su uniforme. Y no todos. Si su compañera Gema López apuesta claramente por el estilo boho y María Patiño es fan de los estilismos que marcan su silueta, en el casa de Lydia tiene claro que los vestido tipo túnica son los que más le favorecen. Diseños de manga larga o al codo, nunca tirantes, justo a la rodilla y de línea recta o evasé, para no marcar demasiado.

El nuevo look con el que Lydia Lozano deja atrás sus eternos vestidos

Ahora ha dado un giro a sus looks, aunque sigue apostando por el color a tope y los estampados más llamativos. En su armario los vestido han dejado paso a los trajes pijameros de seda, una tendencia que ya llevamos viendo varias temporadas y que ahora la colaboradora de Mediaset ha adoptado a su personalidad. La mejor forma para seguir apostando por un look juvenil, con esta nueva versión del traje pantalón.

Lydia ha lucido en las últimas semanas prácticamente todos los días en televisión este tipo de conjunto. Los pantalones fluidos y chaquetas kimono, blusas holgadas o incluso kaftanes, son ahora su mix preferido. Lo que no ha cambiado es su gusto por el color. La personalidad divertida y alegre de la periodista (a pesar de sus muchos ataques de llanto) queda perfectamente reflejada en esa explosión de color de sus estilismos. En todas las épocas del año, pero especialmente ahora con el buen tiempo, Lydia Lozano llena su armario de los tonos más potentes de todo el pantone.
En colores lisos como el fucsia, pero especialmente en los estampados más llamativos  en tonos verdes, azules, naranjas… El mundo tropical se abre a sus pies. Sin olvidarse de los clásicos lunares, el estampado más español y que siempre alegra cualquier look.

Lydia ha hecho un sutil cambio en su estilo, sin perder su esencia, pero tan favorecedor como rejuvenecedor.