No es un estampado habitual en ella, pero parece que este otoño sí que vamos a vérselo, porque Lydia Lozano está dando un giro y abrazando una tendencia que nunca se ha ido, pero que esta temporada está más presente de lo que imaginábamos en los armarios de muchas ‘celebrities’.

Estampados salvajes para comenzar el otoño

Lydia Lozano ha sido la última en sumarse al animal print, el estampado más salvaje. Aunque, como suele ser habitual en ella, lo ha hecho llevándolo a su terreno y no variando el estilo que acostumbra a llevar, especialmente en el plató de Sálvame.

Es allí precisamente donde la hemos visto lucir distintos diseños con este estampado en las últimas semanas. Unos más discretos, y otros bastante más llamativos, como un total look en tonos vibrantes que era absolutamente novedoso en su vestidor.

Un traje de lo más llamativo

Lydia acudió al plató de Sálvame con un conjunto de seda. Se trataba de un dos piezas, con un pantalón ajustado y una camisola de manga corta y suelta, ambos con un estampado de leopardo sobre fondos dorados y blancos. A esto se suman ribetes amarillos en algunas zonas. Lo acompañaba con unos discretos zapatos negros, un toque para rebajar un conjunto que no puede ser más llamativo.

Ese conjunto está diseñado por Thannac, una firma de la que ya ha vestido en más ocasiones en el plató de Sálvame. La firma lo tiene a la venta aún en su web por un precio de 139 euros y como una edición limitada. Pero no es el único animal print que le hemos visto estos días.

Camisolas, las reinas del vestidor de Lydia Lozano

Estos días también la hemos visto con una camisola blanca y negra de Anna Mora & Brunella, que está a al venta por 173 €.  En esa ocasión la combinó con unos pantalones efecto cuero de color negro que le iban perfectas porque las mangas y el bolsillo del pecho eran del mismo tono.

Para la celebración de la despedida de soltera de Anabel Pantoja ya llevó una camisola con un estampado que ya tendía hacia lo salvaje, pero entonces no nos dimos cuenta de cómo el animal print se había colado en su vestidor. Pero esta semana lo ha vuelto a hacer, se ha decantado por una camisola, esta vez de Koker, una de sus firmas de cabecera, que mezclaba el estampado floral con uno de leopardo, que se colaba entre las franjas de tonos verdosos para completar la mezcla de tonalidades otoñales del conjunto.