Es una de las grandes noches de la moda en la que está permitido casi todo. Fantasía a raudales, excesos sin límites, delirios en clave fashion… Repasamos los looks más espectaculares en la historia de la Gala Met, el evento por excelencia del Museo Metropolitano de Nueva York. Una cita benéfica que da la vuelta al mundo con una de las alfombras rojas más atrevidas con la que se inaugura la exposición anual del Instituto del Traje, que en esta edición de 2022 está dedicada a la moda de Estados Unidos. ¡Pasen y vean!

De la siempre osada Kim Kardashian al embrujo de Jennifer López. La gala Met se escribe con muchos nombres propios, los de las celebrities que deslumbran sobre las escaleras de uno de los museos de arte más destacados del globo. La gala, siempre temática, se supera año tras año. Aunque una de las ediciones que nos dejó los estilismos más memorables fue la celebrada en 2018 bajo la siguiente consigna: “Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica”. Madonna nos sorprendió con un impresionante diseño de Jean Paul Gaultier en negro que completó con una corona de crucifijos y un ramo de rosas negras. Simplemente, espectacular.

Looks que son historia de la Gala Met

Un nombre que nunca decepciona es Rihanna. La de Barbados sabe moverse a la perfección en un evento que es pura osadía. Es difícil quedarse con solo uno de los looks que ha lucido, pero esta vez echamos la vista atrás para recuperar el que llevó en 2015, una edición en la que se rindió tributo a la cultura china. Fue una de las que más titulares copó en la prensa por un estilismo firmado precisamente por una diseñadora de origen chino, Guo Pei. Un vestido inolvidable en un color mostaza, que incluso se convirtió en viral en redes. Estaba confeccionado a mano y costó realizarlo más de un año y medio de trabajo. Pesaba, nada menos que, 25 kilos.

En aquella edición, Sarah Jessica Parker fue otra de las protagonistas. La intérprete de ‘Sexo en Nueva York’ se hizo notar sobre la alfombra roja con un memorable tocado firmado por Philip Treacy que emulaba unas ardientes lenguas de fuego engalanadas con distintos abalorios. El vestido elegido para la ocasión, asimétrico y negro, era de H&M.

Moda y extravagancia se dan la mano en la gala Met. Katy Perry ha llevado en los últimos años algunos de los diseños que reafirman esa máxima que en moda nada es imposible. En 2019, la gala estuvo inspirada en el ensayo de la escritora Susan Sontag, ‘Notes on Camp’, y la estética basada en la exageración. La cantante se convirtió en la reina indiscutible e iluminó como nunca el evento con un vestido de Moschino, solo apto para unas pocas mujeres muy atrevidas. Un outfit en forma de una lámpara de araña a la que no le faltaba ningún detalle.