Si algo caracteriza a Carmen Lomana es que no tiene pelos en la lengua y no tiene ningún miedo a decir lo que piensa. Aunque en ocasiones le pueda traer algún problema o convertirse en el blanco de las críticas. La última polémica tiene nada menos que como contrincante a otra de las reinas del estilo patrio como Tamara Falcó. ¿El motivo? No podía ser otro que un modelito que ambas han lucido con unos días de diferencia… Y no sabemos si ha sido con ironía y una pizca de humor, pero lo cierto es que Carmen ha puesto el grito en el cielo al ver a la marquesa de Griñón con un vestidazo que ella ya tiene colgado en su armario.

Carmen Lomana lució el modelo en una cena de una firma de moda, precisamente la misma del vestido, y a la que Tamara también estaba invitada (incluso compartieron mesa) y ahora Tamara Falcó lo ha llevado en la boda de su primo Álvaro Castillejo: » «Me parece de muy mal gusto a los 15 días comprártelo igual para ir a una boda», ha dicho la socialité. ¿Un pecado imperdonable?

El vestido que ha enamorado a Carmen Lomana y Tamara Falcó

Lo cierto es que no nos extraña nada que el vestido haya enamorado a las dos, porque estamos hablando de uno de los modelos más bonitos de este verano. Se trata de un vestido de aire boho, midi, con falda acampanada, escote en uve, mangas tres cuartos abullonadas, botones en la parte delantera, en un estampado abstracto multicolor y con ribete de ganchillo. Es de la firma Zimmermann y se puede adquirir en la plataforma Farfetch por 1.173 euros.

¿Cuál ha sido la diferencia entre ambas? Carmen lo ha llevado con una sandalias de tiras doradas y en la mano el bolso Kelly de Hermès naranja en versión mini, mientras que l hija de Isabel Preysler también lo combinó con unas sandalias de tiras en dorado pero eligió un gran clutch rígido en forma de caja.
También se diferenciaron en el look beauty, ya que la primera optó por su habitual perfecta melena rubia, y la segunda por un recogido.

¿Tienes predilección por algunas de las dos? Sigue deslizando para que puedas decidir.