Eugenia Martínez de Irujo nos ha sorprendido en su última aparición pública con un deslumbrante vestido largo (a ras del suelo) repleto de brillos, y transparencias en la zona del pecho que, estamos seguras, ha acaparado las miradas de todos los presentes.

Ha sido durante la celebración de los Premios Nacionales El Suplemento, que otorgan reconocimiento, visibilidad y gratitud al talento profesional, empresarial, científico y artístico de nuestro país, así como a los medios de comunicación españoles. Una velada a la que, la duquesa de Montoro, ha acudido, entre otras cosas, para entregar uno de los premios más especiales de la noche, a la Fundación Querer en el que se ha convertido en el indiscutible centro de atención.

Eugenia Martínez de Irujo y su vestido de fiesta para una noche especial

La hija de la Duquesa De Alba ha llegado acompañada de su pareja, Narcís Rebollo, presidente de Universal Music para España y Portugal, con quien posó en el photocall. Desde la feria de Sevilla no veíamos a Eugenia, pero parece que la espera ha merecido la pena porque ha regresado por todo lo alto con un modelito de lo más radiante en el que no han faltado las tendencias más bonitas de la temporada: escote en forma de ‘V’, brillos, mangas acampanadas…

No le ha faltado ni el más mínimo detalle. Lo que ha hecho que nos corrobore de nuevo su pasión por la moda y, en concreto, por las prendas con un toque atrevido con los que demuestra su personalidad arrolladora.

Un modelo muy ella. ¡Está radiante!

Como buena fashionista, la ‘celebritie’ opta por un diseño de lentejuelas en dorado y verde de lo más moderno que podría servir, incluso, para las invitadas más atrevidas. Este cuenta con un encantador escote en forma de pico que deja a la vista la ropa interior. Una mención especial merecen las mangas, elegantísimas y acabadas en campana.

Eugenia también estuvo de lo más acertada con los accesorios. Eligió como calzado unas sandalias con plataforma y tacón en color blanco para no restar glamour al diseño y unos sofisticados pendientes en dorado a juego que ponía el broche de oro final.

Aunque su maquillaje también es un gran determinante del porqué de su éxito, pues la madre de Tana Rivera lució tonalidades en ‘nude clarito’ tanto en las sombras de ojos, como en el labial, y el resultado no pudo ser más sencillo y bonito. Por no hablar de su peinado con suaves ondas ligeras y raya en medio, con flequillo abierto, para dar un aire desenfadado al outfit. ¡De 10!