Emma García también se suma a la tendencia que ya se ha convertido en un básico: el jersey de rayas marinera. Toma nota y hazte con uno


Ahora que bajan las temperaturas, no hay nada como enfundarnos en un jersey calentito. Haz como Emma García y apuesta por el marinero de rayas, que ha dejado de ser tendencia para convertirse en un básico imprescindible en nuestro armario. A pesar de que las camisetas y jerséis marineros son la prenda perfecta para nuestros looks de entretiempo, apuesta por aquellos más gorditos para pasar un invierno abrigado. Son fáciles de combinar, son muy estilosos y en el armario de las que más saben de moda nunca falta un par de estos artículos.

Redes sociales

La presentadora Emma García también tiene un su closet uno de ellos. El suyo es de cuello alto, abotonado en esta parte, y cuenta con varios logotipos en la zona del pecho izquierdo, dándole un aire más renovado y moderno a la prenda. Apúntate a este tipo de prendas y si buscas un plus, apuesta por aquellos que además incluyen botones joya, un toque sofisticado y elegante para esta prenda del día a día.

Necesitas en tu armario un jersey de rayas. Palabra de Emma García

Aunque el estilo marinero lo asociamos más a la primavera y a las zonas costeras, no puedes renunciar a este básico cuando los termómetros marcan las temperaturas más bajas. Lo mejor es que los jerséis de rayas de inspiración marinera funcionan bien con cualquier prenda. Hasta la más inimaginable. Aunque lo básico es combinarlo con unos vaqueros, existen otras prendas que se combinan a la perfección: con faldas plisadas o un modelo XXL sobre un vestido más ceñido y ajustado.

Cuando llega el invierno, los jerséis están en boca de todos y existen un sinfín de modelos y diseños para todos los gustos. Pero hay un estilo muy concreto,  el jersey marinero, que temporada tras temporada sigue colándose en los looks de famosas, celebs, influencers y prescriptoras de moda. Las clásicas rayas marineras en azul oscuro se combinan a la perfección sobre un fondo blanco, beis o un tono más tostado como el camel. Como hemos dicho antes, los más sofisticados incluyen botones joya y algunos más atrevidos hasta lentejuelas.