¿Amor u obsesión? La colaboradora de ‘Viva la vida’ parece tener una clara predilección por un tipo concreto de prendas y de complementos.


Todos tenemos un color favorito, una prenda preferida o un complemento fetiche con el que nos sentimos especialmente cómodos e Irene Rosales no iba a ser menos. La colaboradora de Viva la vida, aunque cuenta con un armario de lo más variado; tiene claro que si una cosa funciona no hay motivos por los que cambiarla y es por ello por lo que siempre suele elegir un mismo tipo de look cuando quiere acertar con su estilismo. Tanto, que hasta podríamos calificarlo como obsesión. La joven sevillana, que se define a sí misma como una mujer siempre alegre y elegante, apuesta en gran parte de sus modelitos por usar prendas con el estampado más salvaje de todos: el de leopardo. Una elección recurrente y acertada por la que suele optar en la gran mayoría de ocasiones.

No hay más que echar un vistazo al Instagram de la mujer de Kiko Rivera para darse cuenta de que lo de Irene Rosales es una bonita obsesión por este peculiar animal print. Lo lleva en vestidos, camisas blazers y chaquetas pero también en pañuelos y accesorios; entre sus perchas podemos encontrar leopardo de color rojo, negro o blanco, de los tonos originales y de todos los tamaños. Y es que, sin duda, es su estampado favorito. Algo que no nos extraña en absoluto pues, si el león es el rey de la selva, el leopardo lo es de la moda.

El estampado de leopardo, la obsesión más certera de Irene Rosales

En pleno 2020 resulta prácticamente imposible no contar con una prenda cuyo estampado nos recuerde a la piel de este animal. Es el más común pero también el más estiloso y, aunque tenga épocas en las que triunfe más y temporadas en las que lo veamos algo menos, en el armario de Irene Rosales lo podemos encontrar siempre. A la exconcursante de Gran Hermano Dúo, el estampado de leopardo le hace un apaño en cualquier situación, demostrando siempre que se trata de un patrón que tiene tantas posibilidades como una quiera imaginar.

Es un estampado que funciona con casi cualquier color (si no que lo digan al pijama morado de Belén Esteban en la casa de GH VIP), con casi cualquier tejido y de casi cualquier forma. E Irene Rosales lo sabe de sobra. ¿No nos crees? Mira todas las veces que la colaboradora de televisión lo ha llevado en los últimos meses.