Todas soñamos con una prenda todoterreno que podamos llevar de la mañana a la noche y estar perfectas. Sí, ese vestido que nos podemos poner a primera hora para ir a la oficina y seguir luciendo por la noche para una cena, sin necesidad de cambiarnos de ropa. Y todavía más ahora que ya estamos pensando en la maleta de vacaciones y en cómo ahorrar espacio para hacerla lo más pequeña posible. Es lo que todas buscamos y ahora Mar Flores nos acaba de dar en el clavo con el vestido que ella ha lucido de día y de noche, cambiando solo los complementos.

Porque ya lo hemos dicho muchas veces, la clave de un buen estilismo no está solo en la ropa. Es más, en casi todas las ocasiones son los complementos los que dictan la diferencia. Un bolso fallido o un zapato inadecuado puede arruinar la mejor de las prendas. Y también una sandalia o una bota pueden dar una vida diferente al mismo vestido. Mar Flores nos lo demuestra y el resultado no puede ser mejor.

El vestido de Mar Flores, que combina con complementos lady y casual

La diseñadora parte para su look de un vestido clásico, un fondo de armario que vas a tener temporada tras temporada y seguirá igual de actual que el primer día. Mar ha elegido un diseño midi, con un estampado de flores en tonos azules y morados, que funciona tanto para verano como para otoño, manga francesa semitransparente, falda con volantes pegados y lazada al cuello. Un vestido muy lady, de Polo Ralph Lauren, al que los complementos transforman por completo.

Para llevarlo durante el día, la modelo lo ha combinado con unas botas de cuero de estilo cowboy con pespuntes en contrastes, de Pikolinos. Quizás con las elevadas temperaturas esta opción no te termine de convencer, pero si no le tienes miedo al calor la combinación resulta ideal. El juego de los contrastes hace todavía más atractivo el look.

Y cuando llega la noche Mar lo tiene muy claro. Nada mejor que unas sandalias de pulsera de una sola tira, altísimo tacón y una mínima plataforma, de Tom Ford, para aguantar horas y horas subidas a ellas. El estilismo más clásico y con el que nunca te vas a equivocar.
¡Desliza y mira el resultado!