Ha presentado su nueva novela y para hacerlo Carme Chaparro ha elegido el traje de chaqueta con el estampado más original, porque incluía un homenaje.


Era una ocasión especial, así que Carme Chaparro ha tirado también de prendas especiales. La periodista está estos días de lanzamiento. Acaba de publicar su última novela, ‘No decepciones a tu padre’, y para presentar su libro ante los medios, ha elegido un traje que es de lo más original. No tanto por las líneas como por los detalles que llevaba que esconden un pequeño tributo.

Un traje muy especial

Se trataba de un dos piezas compuesto por una chaqueta y un pantalón ajustado y largo hasta el tobillo de color negro. Llevaba encima un discreto estampado que, sin embargo, era de lo más llamativo al verlo de cerca, porque llevaba pequeños rayos dibujados.

Y además, no se trata de un rayo cualquiera, sino de aquel célebre que le dibujaron a David Bowie en la cara para la portada del disco ‘Aladdin Sane’. Por eso se ha convertido en todo un símbolo. Bowie decía por aquellos días que ese rayo, rojo con una sombra azul, era un símbolo que representaba la dualidad mental y estaba inspirado en su hermanastro y la enfermedad que este padecía, la esquizofrenia.

Con la música a todas partes

El rayo, que según Pierre Laroche, el maquillador que lo pintó para la portada, venía de uno en el horno eléctrico, es ya todo un símbolo de Bowie. Y Carme Chaparro lo ha elegido para que la acompañe en su nueva presentación gracias a un traje que es de una firma española que, como no, está vinculada con la música.

Se trata de Minueto, una marca nacida en 2011 que ha bautizado a las prendas con el nombre de ‘David’ en homenaje al cantante británico. El traje es tan original que ya no queda en algunas tallas en la venta online de la firma pero sigue disponible en otras para que los fanes de Bowie puedan copiar a la periodista y escritora con su estilismo.

El cierre de la trilogía de Chaparro

Ella está estos días en plena promoción de ‘No decepciones a tu padre’ (Editorial Espasa), su nueva novela. Es el libro que cierra la trilogía de Ana Arén, que comenzó con ‘No soy un monstruo’, continuó con ‘La química del odio’. Ahora llega a su fin con esta carrera a contrarreloj para salvar la vida de una mujer que podría caer en las garras de un asesino que está replicando las torturas más brutales de la historia. Casi nada.