No es habitual ver a un miembro del clan Preysler fracasar con la elección de su estilismo. Está claro que en casa de Isabel Preysler no están pasando por su mejor momento tras la infidelidad de Íñigo Onieva a Tamara Falcó. Este miércoles, Ana Boyer ha acudido a la inauguración de la nueva tienda de Hoff, la marca de zapatillas que ha conquistado a todas las famosas e influencers. La firma ha abierto una nueva tienda física en Barcelona y ha contado con la mujer de Fernando Verdasco como embajadora. Todos eran conscientes del tirón que podía tener después de que su hermana se haya convertido en uno de los temas más candentes de la actualidad, por lo que no se han extrañado de la multitud de periodistas que se han desplazado a la ciudad Condal para cubrir el evento. En esta ocasión y en cuestiones de estilo, nosotras nos hemos llevado un gran «chasco».

Todos los detalles del look menos favorecedor de Ana Boyer

Ana Boyer ha acudido con un look que no sabemos muy bien cómo definir. Podemos estar ante su peor look hasta la fecha. Algo muy sorprendente porque ella es una digna heredera de la elegancia de su madre. Sin embargo, la elección de su último estilismo no ha sido del todo acertada. Quizá no tanto por las prendas qué ha elegido, que por separado estamos seguras que funcionan muy bien, sino por la combinación con los accesorios de la firma española. Aunque somos consciente de que tenía que acudir con zapatillas y bolso de la marca que inauguraba su nueva tienda física, las prendas que ha elegido para combinarla no han sido las más adecuadas.

La empresaria ha recurrido a un perfecto conjunto compuesto por un crop top con mangas abullonadas y detalles cot-outs y por una falda a la altura del tobillo con volumen y detalles bordados. Todo lo firmaba la también marca ‘made in Spain’, Silvia Tcherassi. A pesar de que las dos piezas son preciosas, no encajan con el resto de accesorios, por lo que el resultado final no es un look favorecedor.