Al igual que a Rocío Flores, al joven le encantan los artículos de lujo. Te mostramos su más reciente y exclusiva adquisición.


Manuel Bedmar, novio de Rocío Flores, parece compartir con su chica el gusto por los complementos de lujo. Bien es sabido que a la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores le chiflan los bolsos de lujo. En su amplia colección tiene modelos de firmas tan exclusivas como Dior o Louis Vuitton. Pues bien, su chico no se queda atrás: también se derrite con las piezas más codiciadas de las marcas más prestigiosas del mercado.

El propio joven ha confesado su pasión por las prendas caras en su cuenta de Instagram. A través de Stories ha enseñado su última adquisición: unos sneakers de caña alta valorados en unos 900 euros (890 para ser exactos). «Enamorado de mis nuevos papes», confiesa el joven en su perfil. Lo que a partir de ahora lucirá en sus pies es el modelo B23 de Dior. Un diseño distinto de otros zapatos similares: tiene el motivo Dior Oblique en blanco y negro y en vez de tela, la superficie está recubierta por un material transparente.

Los nuevos sneakers de Manuel Bedmar

© @manuelbedmar14

«Detalles básicos como los ojales y los cordones en la parte delantera, la suela de goma blanca y beige, la puntera redondeada y reforzada y el tirador trasero recuerdan al clásico modelo de caña alta. La pieza se ha realzado además con detalles en contraste en los laterales, que incluyen una firma “DIOR”, y combina a la perfección con cualquier conjunto casual». Es lo que reza la descripción de estos exclusivos sneakers en la web de la firma, fabricados en Italia.

No es de extrañar que Manuel se haya dado un capricho de esta conocida marca francesa. Es una marca que a Rocío le encanta. Uno de los bolsos que suele llevar consigo a diario es el ‘Dior Book Tote’ de Christian Dior. Un ‘tote bag’ en color azul -valorado en 2.400 euros- que es uno de sus favoritos. La joven también suele llevar otro bolso de elevado valor: el modelo «Multi Pochette» de Louis Vuitton, cuyo precio de venta asciende a 1.500 euros.

Rocío Flores y Manuel Bedmar, un noviazgo sólido

© @manuelbedmar14

Hace una semana, Manuel Bedmar compartía una bonita foto junto a Rocío en la que indicaba: «Nueva etapa, y una nueva experiencia en nuestras vidas, y cómo no, siempre contigo». A medida que pasa el tiempo, la pareja consolida cada vez más su relación. Son tal para cual y lo suyo va viento en popa. El joven, de carácter tímido y discreto, es uno de los principales apoyos para Rocío ahora que se ha desatado una tormenta mediática en la familia.

Las recientes declaraciones de Carmen Borrego sobre la inexistente relación entre Rocío y su madre han vuelto a poner sobre el tapete un asunto muy doloroso para la joven. Harta de estar constantemente en el centro de las miradas, Rocío intervenía el pasado viernes en ‘Sálvame’ para pedir, entre lágrimas, que dejen de hablar de los suyos. «Basta ya de hacer daño de forma gratuito e intentar romper una familia que lleva veinte años. Dos personas luchando mano a mano con situaciones más duras y más difíciles, agarraditos de la mano luchando por un mismo objetivo que son sus hijos», decía. Y aseguraba que el matrimonio de su padre y Olga Moreno superará cualquier adversidad: «Llevan veinte años juntos». Hacía referencia a las mujeres que, en los últimos días, han asegurado haber mantenido ‘affaires’ con su progenitor «Si todo esto fuese cierto habría salido mucho antes. Que no me cuenten películas, que no me cuenten historias. Todo el mundo sabe cómo funciona esto», zanjaba.

«No estoy dispuesta a que intenten hacer daño a mi familia»

© Telecinco

«Gracias a ellos dos tengo los valores que tengo. No estoy dispuesta a que intenten hacer daño a mi familia de forma gratuita, no se lo merecen. ¿Tener que estar escuchando que tienen un matrimonio de conveniencia? El amor, el respeto y el cariño que se tiene esta pareja no hay dinero en el mundo que lo compre. No todo es dinero, no todo vale por dinero. Basta ya de intentar romper una familia. No estoy dispuesta», añadía Rocío en su alegato.

Según ha revelado ante las cámaras de ‘Sálvame’, Antonio David y Olga lo están pasando mal. «Ya está bien, de verdad, de intentar destruir una familia. Son dos semanas y pico. Tengo dos hermanos pequeños que van al colegio y se relacionan con gente, que tengan que estar aguantando las tonterías que están aguantando. Hay ciertos límites y no todo vale».