Lorena Gómez no solo presume de hijo o de cuerpo perfecto tres meses después de dar a luz, sino que también de aprendizajes que su hijo le ha dado y que no duda en compartir con sus seguidores  y mamás primerizas


Tres meses han pasado desde que Lorena Gómez y René Ramos se convirtieran en padres de un precioso niño, que será bautizado con el nombre de su orgulloso papá. Tres meses que han pasado volando, no solo por comprobar lo mucho que ha crecido el retoño, sino también por lo rápido que se ha recuperado su madre. La cantante ya no tiene reparos en presumir de silueta en las redes sociales, y es que su cuerpo ha recuperado el esplendor que enamoró al hermano de Sergio Ramos en tiempo record, pudiendo regalar a sus fans fotografías en bikini como si su cuerpo no hubiese sufrido las consecuencias de alumbrar una nueva vida.

Lorena Gómez está haciendo partícipes a sus seguidores de las labores de ser madre desde el mismo instante en el que ha comenzado a disfrutar de la compañía de su hijo René. Así, hemos podido ver desde sus primeros baños en la piscina, hasta cómo se lo come a besos sin poder controlarse o cómo le canta nanas para que logre coger el sueño plácidamente. Pero Lorena Gómez también ha querido mostrar cómo ha recuperado la silueta en tan solo tres meses, siguiendo la rutina de ejercicios que asegure la fortaleza de sus músculos y haciendo de la palabra “resilencia” su mayor arma para conseguir todo lo que se propone.

Tal y como rescata la propia Lorena Gómez, resilencia es la “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”. Una filosofía de la que ha vuelto a hacer gala la cantante para mostrar el cuerpazo que ha logrado recuperar tras el embarazo y que está causando sensación entre sus seguidores, que aún no dan crédito a cómo ha sido posible. Quizá, con tan solo echar un vistazo a sus fotografías de Instagram nos damos cuenta de que además de su hijo, también presume de rutina de ejercicios y, ahora también, de lecciones vitales que ha aprendido tras convertirse en mamá.

Desde que soy madre me he dado cuenta que soy más humana, menos perfecta y más feliz. ¿No os pasa? Antes tenía muchos miedos, inseguridades, complejos… y ahora lo miro a él y pienso… ES MÍO. Se ha formado dentro de mí. He creado vida. Me siento plena, segura, madura, empoderada y sin miedo. Tengo más ganas que nunca de luchar por mis sueños, porque tengo un motivo. Y ese motivo es él, mi pequeño salvavidas”, escribe Lorena Gómez, que está dispuesta a comerse el mundo solo para que su hijo sea testigo de su éxito.  Algo que, para ella, está al alcance de todas las madres primerizas y a quienes desea darle ánimos para que sigan su ejemplo: “Un abrazo desde aquí a todas las madres que, como yo, en algún momento han flaqueado. Es muy duro, no es fácil, pero a la vez es una experiencia maravillosa”, sentencia.