Se filtra el vídeo de la durísima declaración de Raquel Sánchez Silva ante un juez italiano

Raquel Sánchez Silva no llega a cerrar nunca el caso de la muerte de su marido, Mario Biondo. Ahora hace frente a la filtración del vídeo de su declaración ante la justicia italiana, donde se le pregunta por cuestiones muy delicadas que terminan con la presentadora perdiendo los nervios

Raquel Sánchez Silva no llega a cerrar nunca el calvario que vivió tras la muerte de su primer marido, Mario Biondo. La presentadora ha hecho frente desde el primer momento a las dudas de la familia del cámara italiano, a que el caso se abra y cierre en incontables ocasiones tanto en España como en Italia… Ahora vuelve a sufrir con esta historia que tanto dolor le provocó en su día y es que se ha filtrado su declaración ante el juez italiano que llevaba el caso.

8Su declaración pulula por las redacciones

En mayo de 2013 la vida de Raquel Sánchez Silva cambió de la noche a la mañana. Su marido se había quitado la vida, pero la sombra del asesinato siempre ha sobrevolado en su caso. Sobre estas cuestiones tuvo que responder la presentadora ante la justicia italiana, la misma que ha filtrado el vídeo de su declaración, mediante un programa de Mediaset Italia, ‘Le Ieni’.

Raquel denuncia amenazas de muerte tras ‘el caso Biondo’

Raquel sigue con su vida mientras se práctica la tercera autopsia

Nuevo varapalo para Raquel Sánchez Silva: pierde un trabajo

7Lo que vemos en el vídeo de la polémica

Raquel Sánchez Silva trata de responder como puede a las preguntas que el magistrado le realiza, pero poco a poco la conversación se va desviando de su interés y esto le crispa los nervios. La presentadora comienza a ponerse nerviosa en mitad del interrogatorio e incluso llega a pedir “amparo” al magistrado, como se puede ver en el vídeo.

6Se le relaciona con un traficante de drogas

Como decíamos, la conversación comenzó a desviarse hasta el punto en el que se le pregunta a Raquel Sánchez Silva por qué mantenía contacto telefónico desde el año 2008 con un hombre al que la justicia italiana tiene identificado como supuesto traficante de drogas. Ella niega conocerle, pero el fiscal saca unas pruebas de que en su teléfono se guardan conversaciones entre ellos.

5Las incongruencias del caso Biondo

El programa emitido en la televisión italiana que ha publicado el vídeo de la declaración de Raquel Sánchez Silva tenía un claro cometido: encontrar las incongruencias entre la investigación española y la realizada en Palermo. Se pone de relieve, entre otras cosas, la hora de la muerte de Mario Biondo, cómo se encontró el cadáver, las marcas que presentaba en el cuello y dónde estaba la presentadora cuando todo sucedió. En estos puntos no hay acuerdo entre ambas investigaciones.

4¿Consumía o no Mario Biondo drogas?

En su declaración ante el juez italiano, Raquel Sánchez Silva asegura que en ningún momento vio a su marido consumir drogas. No obstante, a la hora de declarar ante la policía española sí que reconoció que Mario Biondo era “consumidor habitual”.

3¿A quién llamaba Mario antes de morir?

En el día en el que Mario Biondo fue encontrado muerto, él realizó varias llamadas. Raquel Sánchez Silva aseguró que se enteró más tarde que estas llamadas eran a su traficante de confianza, pero después se demostró que hizo una llamada a una mujer, a una inmobiliaria y a un número desconocido que, luego se descubrió que era a este traficante. Después, llamó a su mujer.

2Aquí, Raquel perdió los nervios

Ante el hecho de que se hable de sus llamadas de teléfono a esta persona identificada como narcotraficante, Raquel Sánchez Silva estalló: “Necesito pedirle amparo, señor juez. ¿Por qué estamos hablando de mi móvil? Es mi vida privada. Yo, que soy ciudadana española, tengo que aguantar que me amenacen con investigarme en Italia, señor juez, no me parece justo”, se queja.

1El magistrado esquiva a la presentadora

Ante la petición de amparo, el magistrado optó por hacer oídos sordos y le informó de que a ella nadie “la estaba amenazando” y que se limitase a responder a la pregunta de si efectivamente había mantenido contacto con este traficante a través de mensajes y llamadas. Raquel Sánchez Silva se vio obligada a responder: “No me acuerdo”.