La gala de los 34º edición de los Premios Goya 2020 ha dejado tras de sí muchas anécdotas, algunas de ellas surrealistas y otras muy emotivas. Las repasamos todas para que no pierdas detalles de una gala que, en sí, sigue sin tener la frescura que tanto reclaman todos


El 2020 es un año redondo para los Premios Goya y es que la Academia ha decidido no solo desplazar la fiesta grande del cine español a Málaga, sino también tirar la casa por la ventana y orquestar la gala más titánica de su historia, lo que no quiere decir que haya sido algo más entretenida que las anteriores. Los momentos de humor y los espectáculos musicales tratan de aportar algo de frescura a una gala que, como viene siendo habitual, carece de ritmo y donde los agradecimientos de los premiados siguen durando demasiado, aunque la tendencia va, afortunadamente, a acortar sus minutos.

Han sido 3.000 los asistentes que han podido ver la ceremonia en directo desde las butacas, entre ellos cientos de actores, directores, profesionales de sonido, producción, música, maquillaje o diseño, así como sus respectivas familias y seres queridos. Entre todos han dado forma a la última gala de los Premios Goya 2020, los 34º de nuestra historia, dejándonos tras de sí grandes momentazos. Ya sean por su carga emotiva, por ser divertidos o por ser carne de cañón en las redes sociales o por ser polémicos, estos son los grandes momentos de la ceremonia de la fiesta grande del cine patrio.

Por todo ello, para evitarle que vea la reposición de los Premios Goya 2020, le resumimos los grandes momentazos de la gala que, sin que parezca una crítica feroz, lo mejor ha sido la despedida y ya entenderéis por qué…