Arantxa Sánchez Vicario deseaba que su proceso de divorcio se resolviera en Miami y finalmente lo ha logrado, un triunfo que ahora celebra.


Arantxa Sánchez Vicario desde que pusiera punto y final a su relación con el padre de sus hijos, Josep Santacana, no ha podido descansar. Ambos llevan mucho tiempo pleiteando en su proceso de divorcio, sin embargo, la tenista ahora tiene algo que celebrar. Peleaba con ahínco para que tuviera lugar en Miami el juicio y, según se ha publicado, la Justicia le ha dado la razón, un motivo más que suficiente para que la deportista vuelva a sonreír.

La Audiencia de Barcelona le da la razón a Arantxa Sánchez Vicario y es que, tal y como ha podido saber en primicia Informalia, tras la petición de sus abogados de que se anulase divorcio emitido por el Juzgado de Esplugas de Llobregat, la Justicia ha aprobado su solicitud . Si bien la pretensión de Santacana era eludir y evitar ser juzgado en los tribunales de La Florida, el empresario no podrá cumplir su deseo. Allí tendrá que explicar el origen de su fortuna, así como la razón por la que Arantxa está arruinada después de que él fuera su administrador, dos grandes incógnitas que a día de hoy no tienen respuesta.

Vídeo: Europa Press

El tribunal tras reunirse y valorar el caso, considera que no tiene las competencias suficientes para profundizar en él, por lo que remite todas las acciones al condado de Miami, por lo que, para sorpresa de muchos, Arantxa y Josep Santacana siguen casados. Felices con el giro que ha dado esta historia, el defensor de la tenista ha aprovechado para pronunciarse sobre ello. «El proceso fue iniciado en Miami y aunque luego la parte contraria lo trasladó a España, siempre entendimos que debía resolverse allí, el lugar donde vive la todavía pareja desde hace casi nueve años», ha dicho para ‘La Vanguardia’. Eso sí, cabe señalar que Josep Santacana y el equipo legal que le representa podría interponer un recurso en el Tribunal Supremo, lo que de llevarse a cabo supondría un varapalo para la tenista.

Gtres

A pesar de que han sido muy pocas las veces en las que Arantxa Sánchez Vicario se ha confesado sobre su pasado sentimental, en ‘Palo y Astilla’, el programa de Mamen Mendizábal, hizo una excepción. «Yo estaba enamoradísima, lo di todo por amor y no fui recompensada. Lo bueno es que tengo a unos hijos maravillosos y doy la vida por ellos», aseguró la tenista. Su matrimonio no terminó como ella esperaba, tampoco empezó de la mejor manera, ya que su familia desconfió de su marido desde el principio. Triste y desolada por el cisma que provocó su ruptura, Arantxa se ha abierto en canal para desvelar que ella «dio mucho más de lo que recibió», una durísima confesión que copó titulares y que le ha hecho revivir el desamor que sintió entonces.