Charo Vega ha dejado caer que el colaborador tuvo un romance con la que fuera de corazones. Así han reaccionado el aludido y su hijo menor, indignado ante tales comentarios.


El pasado martes, Charo Vega, amiga íntima de Carmen Ordóñez, visitaba el plató de ‘Sálvame’ para hablar de la que fue reina de corazones en los años 80 y 90. En su intervención en el programa sorprendía a todos al insinuar que Kiko Hernández había mantenido un affaire hace 17 años. Sus palabras han desatado un enorme revuelo entre los colaboradores, que han preguntado de manera insistente al colaborador si es cierto que tuvo un romance con la ‘socialité’.

El madrileño ha negado la mayor de manera rotunda. Ya en el año 2004, cuando se destapó su amistad con Carmina, se encargó de aclarar que su relación con quien fue su compañera en ‘A tu lado’, un programa de televisión presentado por María Teresa Campos. «Confirmo que es una amistad muy especial la que tengo con Carmina Ordóñez. Es una compañera de trabajo», aseguraba entonces.

Kiko niega un affaire con Carmina: «Nunca ha habido nada»

Esta tarde, Hernández ha vuelto a explicar que nunca hubo flirteo, coqueteo o rollo alguno con Carmina Ordóñez. La redacción del programa anunciaba que «existen imágenes y testimonios claves» que dan fe de su supuesto romance, pero él ha aclarado que eran grandes amigos. «Me parece increíble que no esté con nosotros. No tengo palabras. Cuando la conocí lo primero que me dijo fue: ‘Dame tu teléfono’. Me llamaba y se preocupaba por mí como si el problema fuera suyo. Una noche nos fuimos de copas y nos siguieron y empezaron a decir que teníamos un romance, pero salimos como un par de amigos más. Nunca ha habido nada», decía.

Las palabras de Kiko Hernández pronto fueron suscritas por Julián Contreras, quien intervino telefónicamente en el programa para mostrar su indignación con Charo Vega. «Siempre tengo la mala suerte de que ocurren cosas y me pillan lejos de la televisión. Quiero hacer hincapié en que para mí la amistad es una cosa sagrada y se debe apoyar en un pilar fundamental, que es la lealtad», decía. «Lamenté muchísimo lo que ocurrió ayer. Kiko es una persona que gozaba de la amistad de mi madre y puede sentirse satisfecho. Mi madre lo apreciaba y lo apreciaba como compañero. Mi madre siempre me ha contado sus ligues y sus intimidades porque era una mujer muy libre. Lamento mucho que ayer (Charo) propagase este rumor sin sentido y sin fundamento porque esta persona era un amigo y un compañero, y nada más».

Redes sociales

Contreras considera que las afirmaciones de Charo Vega sobre su madre no son «una traición», sino «un error» o «quizás un paso mal calculado». Porque «no era el día para eso. En ese momento el protagonismo era bastante más trágico, algo que hay que erradicar de una vez por todas, y eso estuvo fuera de lugar».

Julián Contreras: «Mi madre tenía una amistad muy buena con Kiko»

«Lo que me ha molestado de esto es que empaña algo que sí es real, y es que mi madre tenía una amistad muy buena con Kiko. Una amistad entrañable y que surge porque eran compañeros de trabajo. A ella le gustaba tener confianza conmigo para todo», añadía. «Mi madre tuvo muy buenos amigos, los quiso muchísimo. No he dicho absolutamente nada en contra de Charo, pero no me parece bien que haya dicho eso en contra de la opinión de Kiko. Y no era el momento ni el sitio para hacer eso».

Indignado, el hijo menor de Carmina zanjaba: «Mi madre no se merece que se empañe o se enturbie su imagen». Tras escuchar en silencio sus palabras, Kiko Hernández apuntaba: «Lo único que he hecho esta tarde es resaltar lo que era tu madre, una grandísima persona y una gran amiga. Cuando Charo me salta con esto me quedé en blanco… ya sabéis cómo soy yo para mis cosas. A nadie de los que nos está viendo le va a cambiar la opinión de lo que era tu madre».

Hernández ha destacado que Carmen Ordóñez era «muy buena gente» a la que «le gustaba estar enamorada» y que quienes la conocían no tardaban en caer rendidos a su personalidad: «Lydia se llevaba muy mal con ella y fue trabajar con ella y conocerla y cambió».

También recordaba lo mal que lo pasó cuando supo de su muerte. «Qué recuerdos, madre mía… Estaba en mi casa, no tenía que ir a ‘A tu lado’. Estaba a 50 kilómetros de aquí. Me llaman y me entero de que Carmina Ordóñez había fallecido. Cuando veo la silla de Carmen y veo una rosa blanca… Ha sido una grandísima compañera, de las mejores compañeras que tuve en aquella época».

El fallecimiento de Carmen Ordóñez, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en la baññera de su casa con apenas 49 años, fue consecuencia de sus problemas de adicciones. «Empezó a cambiar, pero ya era muy tarde. La responsabilidad era suya», se lamentaba Hernández.

Kiko: «Me quedaré siempre con su amistad»

El colaborador guarda un bonito recuerdo del tiempo que pasó con Carmina. «Me quedaré siempre con su amistad. Nunca he tenido nada con ella, y jamás hablaré mal. Me contó de todo: de familia, de hijos… En mi vida he utilizado nada. Jamás podría dar el nombre de Carmen Ordóñez y usarlo para meter mierda en todo lo que viví con esta mujer, destacaba.

«Hace poco hablé con Cayetano y hace cosa de cuatro meses me llamó por teléfono y me dio las gracias porque cada vez que hablaba con su madre decía que tenía unos compañeros maravillosos y que había uno que le hacía mucha gracia y que se reía con él. Me dijo que solo por haber hecho feliz a su madre me daba las gracias», concluía.