El comienzo de año de Letizia no está siendo muy estimulante en ninguno de los sentidos. Ni en cuanto a actos oficiales ni en estilismos. Y hoy hemos tenido un poco más de lo mismo. La Reina inauguraba en Madrid la feria de turismo FITUR, por primera vez en solitario (Felipe continúa «encerrado» en Zarzuela de consultas con los políticos), y lo ha hecho con un look de ejecutiva sin sorpresas, pues ha vuelto a sacar su clásico traje de chaqueta de Hugo Boss.

Letizia

Correcta, sin más, pero poco ilusionante para un tema que tiene que ver con el colorido y variopinto mundo del turismo, nuestra gran industria nacional. Con una cartera-portafolios (de la que al menos ha prescindido en esta ocasión) hubiéramos podido pensar que se dirigía a una de sus numerosas reuniones de trabajo. Y nos aburrimos…

Alguna vez se puso zapato plano para hacer el recorrido por los distintos pabellones, pero esta edición no ha renunciado a sus taconazos. Y así, con paso firme y ciertamente a buen ritmo, ha ido paseando sus salones de Magrit por los stands de muchos países extranjeros y por los de las regiones españolas, culminando su visita en el de Madrid.

Letizia

Es conocida la afición de los Reyes por las escapadas, y mucho me extrañaría que Letizia no hubiese tomado nota de algún destino de cara al futuro… Es cierto que el timing de la visita no lo favorecía, pero os cuento, así entre nosotr@s, que ha recalado en el puesto de Tailandia, algo que a priori no estaba previsto.

Y allí le han entregado un cartel es tailandés en el que ponía: «Viva la Reina». ¡Eso es querer ganarse a la clientela!

Letizia

El pelo continúa liso en este 2016 y ligeramente despuntado. Los pendientes, los de perla de Tous. Y el maquillaje, al que no suelo dedicarle muchas líneas, ha seguido en su línea de «naturalidad», salvo por que hoy encuentro sus pestañas postizas demasiado extra large.

¿Cómo habéis visto hoy a Letizia? ¿Os gusta o le damos pasaporte?

Letizia
Fotos: Rafael López.