Aunque está viviendo una de las etapas más complicadas de su vida, Rocío Flores trata de buscar alternativas para sobrellevar como puede estos momentos.


Rocío Flores está viviendo una de las etapas personales más delicadas de su vida. Ella misma lo aseguraba hace unos días en el plató del programa en el que colabora. El testimonio de su madre, Rocío Carrasco, en su docuserie, ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, está provocando serias consecuencias no solo en su día a día, también en su salud mental. Aún así, ella prefiere no pronunciarse sobre lo que está contando, aunque sí lo ha hecho sobre cómo se encuentra ella.

De cara a todos sus seguidores, Rocío Flores sigue con su día a día. La joven está centrada en cumplir no solo con sus compromisos televisivos, sino que también con los que tiene y le surgen como una de las ‘influencers’ más seguidas en Instagram. Gracias a la oportunidad que le brindan algunas empresas, Rocío puede acudir cada semana a un centro de belleza y estética para relajarse en medio del revuelo mediático que provocan cada semana las declaraciones de su madre en televisión.

Ir a desconectar a su centro de belleza habitual está siendo toda una terapia. Allí no solo ha ido para hacerse las uñas, también para hacerse un masaje drenante y para someterse a una sesión de acupuntura y así calmar las consecuencias de tanta tensión. Y es que está notando estas semanas que duerme mucho menos y que tiene mucha más ansiedad.

«Mi templo»: así llama Rocío al centro de belleza al que suele acudir

© Redes sociales.

No hay nada mejor que buscar huecos para dedicarse tiempo a sí misma. Y esto está siendo muy necesario para la joven, que lleva unos meses muy complicados. «Estoy tomando la perspectiva de centrarme en mí y en mi salud mental. Quiero poder tomarme esto de la mejor manera posible. Estoy en proceso, yo creo que todo lleva su proceso… y ahí estoy yo», comenzaba diciendo hace unas semanas. Tras estas palabras ha asegurado que está atravesando uno de los peores instantes de su vida: «Obviamente no diré que es el mejor momento de mi vida. Incluso diré que es el peor. Bueno quitando las dos pérdidas que he sufrido, que era mi abuela materna y mi abuelo paterna. Pero sí… no te voy a mentir», decía.

Está centrada en cuidar su salud mental: «No es el mejor momento de mi vida»

© Redes sociales.

La presión le ha llevado a dejar claro que no va a hablar de todo lo que está diciendo su madre en el documental. A pesar de todo lo que se está diciendo sobre ella y la relación que la joven tenía con su madre, Rocío Flores no quiere hablar más sobre la docu-serie de su madre: «Cada vez que se me pregunta algo referente frente al documental ha sido en dos hechos concretos por dos hechos concretos y no voy a seguir hablando del documental«, decía tajante.