El último pelotazo de Sergio Ramos fuera del fútbol que amplía su fortuna

Sergio Ramos no vive solo del fútbol. Su yeguada le reporta importantes beneficios y la venta de uno de sus últimos especímenes ha hecho crecer su fortuna.

No solo de pan vive el hombre y en el caso de Sergio Ramos esto se hace más palpable que nunca. Es uno de los jugadores mejor pagados del Real Madrid pero el fútbol no es su única vía de ingresos. El arte, el ladrillo y la ganadería son sus otros bloques financieros. Especialmente ilusión y motivación le genera esta última a través de su prestigiosa yeguada: ‘SR4’.

La escapada exprés de Sergio Ramos y Pilar Rubio en familia a Londres

Una camada de yeguas campeonas y que le ha dado muchas alegrías, pero que desde este verano cuenta con un miembro menos en sus filas. El marido de Pilar Rubio ha vendido a ‘Pícara de Ramos’, que fue campeona del mundo en 2015, en un evento celebrado en el Salón Internacional del Caballo, en Sevilla. Así mismo lo anunciaba el propio deportista en la cuenta de Instagram de su negocio.

Pese a que no ha hecho público el precio que le han pagado por el animal, se estima en una cifra muy alta ya que Sergio Ramos cría pura sangre españoles, además de que el cuidado de la yeguada es muy costoso. Desde hace tiempo, el lugar elegido para ello es la finca La Alegría, ubicada en la localidad sevillana de Bollullos de la Mitación, donde el andaluz celebró su boda hace dos meses.

La venta de esta yegua ha servido para que Sergio Ramos vea incrementar (más aún) los ceros en su cuenta bancaria. A su elevado sueldo anual con el Madrid (unos 15 millones de euros) hay que sumarle las generosas cantidades que ingresa por sus contratos publicitarios con Nike, Gatorade, Pepsi o Hugo Boss, por ejemplo.

En lo personal, el defensa vive un año de plenitud y felicidad familiar. Hace tan solo unos días viajó a Londres junto a Pilar Rubio y Sergio Ramos Jr. El 2019 será recordado siempre por su espectacular enlace matrimonial. Sin embargo, el capitán del Real Madrid tiene la cruz de la moneda en su profesión ya que el equipo blanco sigue sin levantar cabeza y transmite muy malas sensaciones justo antes de empezar La Liga.