Aunque le conocimos gracias a su destreza con los fogones, con el paso del tiempo el nombre del Sergi Arola empezó a relacionarse con temas que no tenían nada que ver con los culinarios. Su relación con Silvia Fominaya fue uno de sus grandes motivos por los que saltó al papel couché y es que la química que desprendían cada vez que se dejaban ver juntos o pisaban una alfombra roja no pasaba desapercibida a nadie.

Si bien hace un tiempo que la pareja no está junta sentimentalmente hablando, Sergi ha seguido acudiendo a algunos eventos por su cuenta, como en los últimos días, que se ha dejado ver en un par de ocasiones. A pesar de ser una las semanas más importantes para el mundo de la cocina, pues se entregaron las nuevas estrellas Michelin a chefs como Jordi Cruz, el barcelonés no se encontraba entre ellos, aun cuando en el pasado él mismo fue galardonado con dos de estas condecoraciones. En cambio, Arola acudió a la première del documental «Indestructible» y a la presentación del catálogo «10 personas 10», donde volvió a destacar con su gran sonrisa.

No ha dejado su profesión de lado, pues sigue trabajando en el mundo culinario, pero su nombre se relaciona con temas de otras índoles. Junto a Fominaya parece haber formado un tándem de diez, aunque ya no son pareja, no ha dudado en echarle una mano en su restaurante coruñés, “Por la jeta”, donde elabora los menús y al que visita con bastante frecuencia.

Una relación laboral que muy pronto podría volver a convertirse en algo más, ya que en innumerables ocasiones ha confesado que la pelirroja es el amor de su vida y que está dispuesto a esperarla el tiempo que fuera necesario. Un tiempo que, según explicó hace unas semanas, podría estar a punto de terminarse, pues según dijo estaba preparando su tercera boda.

Quizás uno de los mayores “inconvenientes” de la pareja sea la participación de Sergi Arola en la versión chilena de MasterChef, donde es uno de los jurados. Un puesto que si bien le da muchas alegrías y satisfacción le hace pasar largas temporadas lejos de España y, por ende, de su querida Silvia.

Un celeb más

un-celeb-mas

Sergi Arola se ha convertido en una cara casi imprescindible de las alfombras rojas, donde posaba antes tan enamorado junto a Silvia Fominaya.

Ante todo, cocinero

ante-todo-cocinero

Si bien no tiene problemas en acudir a alfombras rojas, Sergi no ha dejado su profesión de lado, pues sigue trabajando en el mundo culinario, su verdadera pasión.

Qué de química

que-de-quimica

Su relación con Silvia Fominaya fue uno de sus grandes motivos por los que saltó al papel couché y es que la química que desprendían cada vez que se dejaban ver juntos era más que obvia.

Juntos en lo profesional

juntos-en-lo-profesional

Si bien a día de hoy no están juntos -al menos de forma oficial-, Sergi continúa al lado de Silvia y, por ejemplo, le ha ayudado a montar su restaurante, ‘Por la jeta’, ubicado en el centro de Santiago.

“El amor de mi vida”

el-amor-de-mi-vida

A pesar de ello, hace unas semanas, confesó que estaba preparando su tercera boda. Sin duda, el mejor final para una pareja de diez.

Largos viajes

largos-viajes

Además, Sergi Arola es uno de los jurados de la versión chilena de MasterChef, lo que hace que tenga que pasar largas jornadas en el país americano, algo que no ayudaría a su relación con Silvia.