El crudo pero emotivo mensaje de Sara Carbonero

Está siendo el verano más complicado para Iker Casillas y Sara Carbonero. La periodista hace una emotiva reflexión a través de un regalo de su hijo Martín

No está siendo un verano fácil para Sara Carbonero ni para Iker Casillas. Después de formar una familia perfecta en Oporto junto a sus dos hijos, la vida les dio un giro de 180 grados hace unos meses. Primero fue Iker, que sufrió un infarto en mayo, y después la periodista, a quien le detectaron un tumor por el que tuvo que ser intervenida de urgencia.

8Este verano está siendo muy diferente al de años anteriores

Atrás quedaron las escapadas a la playa junto a Isabel Jiménez y su marido, o los viajes en familia para tostarse al sol o sumergirse en nuevas culturas. Este año toca quedarse en casa, en Oporto, y recuperar fuerzas para la lucha que viene a continuación.

7Sara tiene que estar muy pendiente de las pruebas médicas

La propia Sara Carbonero ha contado cómo está viviendo este verano: «Está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca».

6Después de estos últimos meses, valora más las pequeñas cosas

La periodista está volcada en cuerpo y alma en sus hijos e Iker Casillas, que están siendo su motor en este momento tan complicado. Sara Carbonero ahora valora más las pequeñas cosas y detalles de la vida, tal y como ella cuenta en su publicación: «De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe», cuenta.

5El motivo de la última reflexión de Sara Carbonero

«Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado. Una rosa con espinas, como la que me ha traído esta mañana del parque Martín a la cama», continúa escribiendo. 

4Su hijo Martín le regaló una rosa con espinas

Sara Carbonero ha hecho esta reflexión gracias a un regalo que su hijo mayor, Martín, le ha hecho esta mañana: «Cuando le he preguntado si se había hecho daño al cogerla me ha respondido que sí, que de hecho se había pinchado pero que merecía la pena por darme la sorpresa. Luego le hemos quitado las espinas y la hemos metido en un jarrón con agua
.
– Ahora te gusta más ? – Le he preguntado
– No mamá, ahora no parece una rosa de verdad»

3La lección final

«Y tenía toda la razón , porque la rosa no deja de ser bonita por tener espinas, ni las espinas dejan de hacer daño porque tengan rosas. Siempre hay algo de dolor en lo bello y algo de belleza en el dolor. Y en esas estamos, consiguiendo que los ratos buenos superen con creces los menos buenos. Porque como diría el gran Andrés Montes, la vida puede ser maravillosa», ha sentenciado.

2El verano más diferente para la familia Casillas-Carbonero

A pesar de que este verano, Sara Carbonero e Iker Casillas están viviendo momentos complicados, estos hacen que todavía se vuelvan más fuertes y luchen con mucha más fuerza. La pareja se encuentra en Oporto junto a sus hijos, donde están instalados y además están viviendo un verano relajado.

1Lucas y Martín: su motor de lucha

Lucas y Martín se han convertido en el mejor motor para Sara Carbonero e Iker Casillas. Los cuatro han hecho un equipo perfecto con el que lograrán ganar cualquier batalla y nada se interpondrá en su camino. Es tiempo de descansar, de desconectar y de ganar esta batalla.