Rocío Flores está aprovechando mucho el tiempo tras ‘Supervivientes’ y no dejar de hacer todos los planes que hacía con su novio, Manuel Bedmar, antes de viajar a Honduras.


Rocío Flores no puede estar más feliz de estar en casa con su familia, sus amigos y por supuesto, su novio, Manuel Bedmar. La joven volvió hace apenas unos días a su casa de Málaga y no ha parado de retomar todos esos planes que hacía junto a él antes de poner rumbo a Honduras para vivir una de las mejores experiencias de su vida.

Este pasado fin de semana ha sido el primero que ha pasado la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco en casa, por lo que había que exprimirlo al máximo. Y así lo ha hecho. La joven era sorprendida por la prensa durante la mañana del domingo cuando iba a desayunar con su novio a una cafetería cercana a su casa. Sin acostumbrarse todavía a los flashes ni a los objetivos de las cámaras, pedía por favor que la dejaran desayunar.

Rocío está viviendo una gran etapa en el terreno personal. Después de haber optado por mantenerse en un discreto segundo plano, la joven tomaba la decisión de acudir al que ha sido su reality preferido de la televisión. ‘Supervivientes’ le ha dado muchas cosas, como conocerse a sí misma y valorarse. Además, gracias a esta experiencia, ha conocido a gente maravillosa que siempre estará en su vida.

Unos días intensos de reencuentros

Han sido unos días muy intensos. Desde que llegara a Málaga, procedente de Madrid, Rocío Flores no ha parado. Está aprovechando al máximo los días para estar con sus seres queridos. Por ello, en los últimos días, la joven no se separa de su chico y, siguiendo todas las normas implementadas por las autoridades sanitarias, no dudan en desayunar y comer juntos en las terrazas cercanas a su domicilio.

Se ha vuelto a reencontrar con sus amigos, que la han apoyado desde la sombra, ya que no son personas conocidas. «Que no se pierdan las buenas costumbres», escribía Rocío de lo más feliz en una foto en la que aparecía con dos amigos y su pareja. Gracias a sus redes sociales, hemos podido ser testigos del día a día de la nieta de Rocío Jurado, que ha vuelto como una persona nueva a España y dispuesta a cambiar muchas cosas dentro de su familia, tal y como ella misma expresó durante su paso por el reality de aventuras de Telecinco.

Desayuno y compras

Después de este desayuno, Rocío Flores y su pareja no dudaron en disfrutar de más tiempo juntos yéndose de compras. Parece que el increíble cambio físico obliga a la joven a renovar su armario. Y que la hija de Antonio David Flores ha sido una de las que más peso ha perdido durante la experiencia en Honduras.

A continuación, os mostramos todas las imágenes del último plan de Rocío Flores y su novio, rodeados de cámaras, algo a lo que todavía no se acostumbra la joven: