La docuserie de Rocío Carrasco está removiendo los cimientos de una familia de la que llevamos años informando. Entre ellos está su hija, Rocío Flores, quien, según cuentan a SEMANA, “se encuentra al límite” y así lo demuestra que hace tan solo unos días sufriera un ataque de ansiedad previo a una de sus intervenciones en televisión, tal y como revelamos en exclusiva. El testimonio de su madre la está afectando como jamás hubiera imaginado y, de hecho, la joven define esta etapa como «el peor momento de su vida».

Rocío Flores se encuentra devastada, está soportando una presión impropia de una joven de su edad y los acontecimientos la han desbordado. Y pese a todo, y al llamamiento público que Rocío Flores le hizo a su madre para arreglar las cosas, hay algo que hace imposible ese acercamiento: la lealtad inquebrantable de la joven a su padre, Antonio David Flores. Algo que, una vez más, demuestran estas imágenes que publicamos en exclusiva y acompañan a estas líneas en el siguiente vídeo.

Vídeo: Europa Press

Imágenes en las que vemos a Rocío Flores disfrutando de una jornada familiar con su padre, con su hermano David y con su novio, Manuel Bedmar. Momentos que, vemos, demuestran el amor y la complicidad que Rocío tiene con los hombres de su vida. Pequeños gestos, pero que dicen mucho; desde la ternura con la que ella mira a su hermano, o la devoción y el respeto con el que abraza a su padre y lo besa con ternura… gestos que no se pueden forzar, que le salen del corazón. Esa imagen de familia feliz, unida frente a la adversidad y los comentarios de los demás dice más que cualquier defensa o alegato.

Rocío Flores y Antonio David Flores 3
Foto: Europa Press

Eso es lo único que Rocío Carrasco no puede ni soportar ni perdonar. Es la única condición que pone para recuperar la relación con su hija, que esta rompa todo contacto con su padre, con el hombre que asegura que convirtió su vida en un infierno. Ese «o con él o conmigo» que ha levantado un muro cada vez más alto entre dos mujeres unidas por lazos de sangre y que hoy por hoy parecen condenadas a no entenderse.

Porque mientras Rocío Carrasco narra su historia y desgrana episodios que ponen los pelos de punta, su hija Rocío Flores se enfrenta a versiones que directamente no cree porque asegura haberlas vivido de una manera muy distinta y en primera persona. Pero, por otro lado, hay también historias que escucha y que le cuadran un poco más, plantando la semilla de la duda… Pero no es lo suficientemente fuerte como para que traicione a su padre, con quien va a muerte.

Rocío Flores padre
Foto: Europa Press

Porque aunque esas dudas están ahí, si tiene que elegir, si la obligan a elegir entre su padre y su madre, Rocío Flores siempre va a posicionarse junto al primero. Sobre todo porque a medida que avanza la narración de Rocío Carrasco, el papel de su hija se ha vuelto más y más oscuro. “Rocío no entiende como una madre puede hacer eso con una hija”, asegura a SEMANA una persona que tiene acceso a Rocío Flores. “Siente que su madre la está destrozando públicamente y que la ha estigmatizado como una maltratadora para toda su vida”, continúa.

No hay que olvidar que Rocío Carrasco está narrando cómo vivió en primera persona esos hechos, avalados con una sentencia que condenaba a su hija por “un delito de maltrato habitual, de una falta continuada de amenazas y de una falta continuada de injurias”. Y aunque la joven sabe que eso es así, quien la conoce bien nos asegura que ella siente cómo “su madre se ha recreado y ha sido realmente dura al contar lo ocurrido”. Es por ello que son muchas las voces que consideran que Rocío Flores no va a perdonar nunca a su madre y que con esta polémica docuserie Rocío Carrasco se ha alejado más aún de su hija.

Vídeo: Europa Press

Pero quien nos cuenta todo esto de Rocío Flores nos asegura que no solo está sufriendo y pasándolo mal por ella y por su padre, al que “sigue adorando y esto no va a cambiar la enorme conexión que siente con él”, con su ‘jefe’, como cariñosamente lo llama. Para ella tampoco es fácil ver a su madre narrar todo lo que ha sufrido en su vida. Es su madre y la quiere, aunque sea en la distancia. “Aunque se encuentra con muchas dudas, tanto en ‘Supervivientes’ como en otras dos ocasiones desde que comenzó la docuserie ha pedido públicamente a su madre que la llame, que ella y su hermano la están esperando”, nos siguen contando.

En cierto modo, con este documental, Rocío Carrasco ha sembrado la semilla de la duda en Rocío Flores, insisten. “Ella siente verdadera adoración por su padre y sigue siendo así, sabe que él no es como le están describiendo, pero también sabe que no todo lo que está contando su madre es mentira. Pero todo esto la ha llevado a hacerse preguntas, y no todas tienen la respuesta que le gustaría”.

Rocío Flores y Manuel Bedmar 1
Foto: Ram Press

Rocío Flores está al 100% con su padre, como demuestran las imágenes que publicamos en exclusiva, pero no le gusta nada ver a su madre como se está mostrando en el programa,con tanto dolor dentro. De hecho, según nos cuentan, esa es una de las razones por las que ha dejado de ver el documental. Reconoce en su madre a una persona que ha sufrido y que sigue sufriendo, pero para ella eso no justifica que haga lo que está haciendo, “que la deje a los pies de los caballos y que incluso hable de su hermano David como ha hablado”, nos comentan.

Rocío Flores intenta seguir con su vida, pero… ¿podrá?