La hija de Rocío Jurado ha explicado por qué no ha invitado a su familia al recital benéfico en honor a su madre.


Dentro de apenas unas horas tendrá lugar ‘Mujeres cantan a Rocío Jurado’, el concierto benéfico en el que destacadas artistas de nuestro país se reúnen en el Wizink Center de Madrid para cantar en homenaje a Rocío Jurado. Se trata de una cita muy especial para Rocío Carrasco, que ha organizado este recital a tres meses de que se cumplan 16 años de la muerte de su madre. «Ella hubiese disfrutado muchísimo», ha confesado la madrileña, quien no ha ocultado estar «muy nerviosa».

Vídeo: Europa Press

«Que se hubieran pagado la entrada»

Miles de personas serán testigos del espectáculo en el que participarán estrellas como Rigoberta Bandini, Ana Guerra, Bebe, Pastora Soler, Edurne, Beatriz Luengo, Soleá Morente, Ruth Lorenzo, Mayte Martín, Sole Giménez de Presuntos Implicados, Sofía Ellar; y Tanxugueiras. También participarán mujeres como Yolanda Ramos, Melani Olivares, Mercedes Milá, Lola Vendetta, Noemí Casquet, Laura Sánchez. Pero, ¿qué pasa con los miembros del clan Mohedano? Hasta la fecha no se ha confirmado la asistencia de ninguno de ellos. ¿Han sido invitados o no? La hija de la más grande ha respondido de manera contundente: no lo ha hecho. «Si hubieran querido que hubieran pagado la entrada, perfectamente», soltaba a Jorge Javier Vázquez en los minutos previos al arranque del show.

Telecinco

La fecha elegida para rendir un tributo a la cantante de Chipiona es el ocho de marzo, día internacional de la mujer. «Que no se le olvide a nadie que es un concierto benéfico para la Fundación Ana Bella, pero vienen porque es Rocío Jurado», ha puntualizado Rocío Carrasco. «Las canciones me gustan todas y hoy cada artista se lleva la canción a su terreno y a su estilo. No hay un pero que ponerle a ninguna. Hay versiones que son la releche».

Chayo ha explicado por qué no han contado con ella: «No se han puesto en contacto conmigo»

Una de las ausencias que más han llamado la atención ha sido la de Rosario Mohedano, prima de Rocío quien, al igual que su tía, se dedica profesionalmente a la música. Es, además una declarada admiradora de la gaditana. Sin embargo, la empresaria no ha contado con ella para subirse a los escenarios. «Todavía no se han puesto en contacto conmigo (…) lo que sí que sé es que cada vez que me subo a un escenario le hago un guiño a mi tía, y cada vez que me levanto de la cama y vivo, el homenaje se lo hago«, ha explicado la hija de Amador Mohedano y Rosa Benito.

Hay que recordar que el pasado verano Rocío Carrasco, en plena guerra familiar con sus tíos, Rosa y Amador, habló de cómo se llevaba con Chayo públicamente. Defendió su trabajo y aseguró que existe una buena sintonía entre ellas, así que no entendía a quienes la criticaban cada vez que se sube a un escenario para demostrar su talento. «Yo tengo buena relación con Rosario. Chayo tiene su mundo, su trabajo, su espectáculo… Canta y canta bien, mucho mejor que muchos que están triunfando. Cuando uno critica el trabajo de alguien, cuando uno lo critica de una forma no constructiva sabiendo que ese mundo es muy duro, pues es injusto porque mucha gente depende de ella», decía. Pero el aprecio que siente hacia Chayo como profesional no es lo suficientemente poderoso como para haber contado con ella en una fecha tan señalada. Una pena. Seguro que su prima se ha quedado con las ganas de aportar su granito de arena en un concierto tan emotivo y memorable.

Telecinco

Una de las mujeres que ha participado en el concierto es Mercedes Milá. La periodista, que ha entrevistado en varias ocasiones a Rocío Jurado, la ha recordado con enorme cariño y admiración: «Tenía un sentido del humor estupendo, todo se lo tomaba a cachondeo«. Incluso ha contado la anécdota del día en que la artista la invitó a comer a su exclusiva casa de La Moraleja, en Madrid, para invitarla a «un arroz con chirlas que le salía buenísimo». Cuando la periodista entró en la finca de la tonadillera, se encontró con una imagen que no ha olvidado: «Salió de la piscina con una camiseta blanca que se le transparentaba todo. Tan guapa, tan simpática… con un poderío total».