Tras un matrimonio de 16 años, el monarca Mohamed VI y su esposa se separan.

Tendría que haber sido su decimosexto aniversario de boda, pero hoy, en vez de esta celebración, la noticia ha sido otra muy diferente. El divorcio entre el Rey Mohamed VI y la princesa Lalla ya es un hecho.

Casados desde el 21 de marzo del 2002 y con dos hijos en común, no pasó desapercibida la ausencia de la princesa Lalla hace unas semanas en el hospital de París donde el monarca alauí fue operado de una arritmia cardíaca. El Rey Mohamed VI aparecía en su cama, en pleno proceso de recuperación tras pasar por quirófano, acompañado de su hermano, sus hermanas y sus hijos, pero no de su mujer, algo que llamó la atención y que acrecentó aún más los rumores de divorcio que ya venían sonando desde hace meses.

Lo cierto es que desde abril de 2017, la princesa Lalla ha sido la gran ausente en muchos actos públicos de la Casa Real d Marruecos.

Ahora, según han confirmado fuentes oficiales de Palacio a la revista HOLA, el matrimonio se ha divorciado.

Mohamed VI fue el primer miembro de la dinastía alauí en presentar oficialmente a su esposa y darle un papel  institucional público.