Dentro de apenas 24 horas se estrenará el programa ‘Montealto. Regreso a la casa’, el programa previo a los especiales en directo conducidos por Jorge Javier Vázquez en los que Rocío Carrasco rendirá homenaje a la memoria de su madre con la recreación de varias de las estancias de Montealto, la que fue su casa durante sus últimos 20 años de vida. El espacio, emitido por Telecinco y producido por La Fábrica de la Tele, reproducirá con gran precisión ocho de las estancias del hogar en el que Rocío Jurado pasó sus años de mayor éxito y felicidad: desde su dormitorio, el vestidor, el baño y el despacho hasta el comedor, el salón, la cocina y la habitación de su hija mayor.

«Me pondrá la piel de gallina», ha confesado Gloria Camila

Sobre este programa se ha pronunciado Gloria Camila en el plató de ‘Ya son las ocho’. ¿Qué piensa de que su hermana muestre a la audiencia muebles, cuadros, esculturas, fotografías y objetos tan personales». «Tengo ganas de ver cómo lo hace y por la casa», ha respondido. «Esa casa me encantó y es donde pasé toda mi infancia».

La joven ha confesado que la mayoría de las cosas «son muchas fotos» y que la que era habitación de Rocío Carrasco luego pasó a ser la suya: «En el año 99 esa habitación era mía». La hija de José Ortega Cano ha explicado que verá el especial como una persona más: «Me considero una espectadora porque no sé lo que me voy a encontrar. Para mí será un shock y me pondrá la piel de gallina».

Rocío Carrasco Gloria Camila
Telecinco

Curiosamente, la primera habitación de la casa que podrán ver los espectadores es la habitación de Rociíto. En ella vivió hasta los 18 años y será la primera estancia que la hija mayor de ‘la más grande’ descubra en el programa que Telecinco emitirá este martes con Jorge Javier Vázquez al frente.

Este dormitorio de la casa será mostrado por la propia Rocío, tal y como lo dejó cuando en 1995 decidió abandonar la casa. Carpetas y cuadernos de notas del colegio, diarios y discos de vinilo y cassettes, -algunos de los cuales contienen grabaciones de la propia Rocío Carrasco y de su madre-, serán algunos de los objetos que decorarán el primer espacio de la residencia que verán a luz en televisión. El testimonio de Rocío y los descubrimientos que se vayan realizando en esta estancia serán comentados por varios colaboradores de la cadena audiovisual.

Todo lo que había en la casa de Montealto, ubicada en La Moraleja y con una superficie de más de 1.200 metros cuadrados, ha permanecido durante años guardados en 18 contenedores y custodiados en un guardamuebles a las afueras de Madrid. El pasado 15 de diciembre se procedió al desplazamiento de las pertenencias al lugar en el que se están llevando a cabo las grabaciones de la docuserie ‘En el nombre de Rocío’.