Marisa Jara ha roto con su pareja, Miguel, con quien ha tenido un romance de casi un año. Hablamos con ella en exclusiva para saber cómo se encuentra.


Marisa Jara no ha empezado el 2021 de la mejor manera. La modelo tenía una relación con Miguel, un hombre que la había conquistado desde hacía aproximadamente un año, sin embargo, el nexo que existía ha saltado por los aires. La pareja no ha terminado su historia de amor como esperaba y así lo demuestra que, a pesar de que querían tener un hijo, todo se haya ido al garete entre ellos. SEMANA se ha puesto en contacto con Marisa para saber más detalles de esta ruptura y nos ha concedido sus primeras palabras. «Sí, es cierto. Ha sido de mutuo acuerdo y yo estoy bien», dice a esta revista.

© Gtres.

Eso sí, esta separación en ningún momento ha frenado sus planes para ser madre y es ella misma la que lo confirma en conversación con este medio. Ella no renunciará a vivir esa experiencia e intentará conseguirlo hasta el final y, por supuesto, no se rinde. Sus palabras reflejan que está superando la ruptura, que está centrada en ella misma y que tan solo mirará hacia el futuro. A pesar de que en sus redes la modelo se ha limitado a postear imágenes profesionales y no dar pistas acerca de lo sucedido en su vida personal, Marisa nos confiesa que hay etapas que se cierran y otras que se abren.

Ambos iban a cumplir un sueño en común, el de ser padres, lo que evidenciaba que confiaban mucho en la solidez de su relación. La maniquí y el agente inmobiliario han puesto punto y final a su romance, tal y como ella misma nos ha confirmado. Después de haber pasado por un cáncer de útero, varias operaciones y una endometriosis, la propia Marisa comentó ante los medios que deseaba con todas sus fuerzas ser madre por primera vez, un proceso que para ella iba a ser difícil, pero que la mantiene más ilusionada que nunca.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab)

Se desconoce la fecha en la que Marisa Jara verá sus deseo de convertirse en madre, aunque sea en solitario, hecho realidad. No obstante, ella se centra en conseguir metas a corto plazo para así ir paso a paso, actitud con la que se demuestra de nuevo la valentía que siempre la ha caracterizado en cada escollo que le ha puesto la vida. El agente inmobiliario y la modelo dejan atrás así unos meses muy intensos tras los que el amor entre ellos no ha sido suficiente. Ella misma nos comenta que no ha podido ser, sin embargo, se muestra esperanzada ante lo que está por llegar a su vida. Y es que Marisa Jara una vez más da una lección a todos sus seguidores de cuál es la actitud correcta para cualquier adversidad.