Pelayo Díaz ha recibido infinidad de críticas por pedir a los jóvenes que no salgan de casa por el coronavirus, pero él ha viajado y quedado con sus amigos sin respetar la distancia de seguridad, usar mascarillas o respetar el máximo de personas congregadas. Al menos, eso es lo que deja ver él mismo en sus redes sociales


La tarea de influencer es más dura de lo que uno se cree. Si no, que se lo digan a Pelayo Díaz, uno de los primeros influencers de España y quien parece no haberle cogido aún el tranquillo a esta tarea, dado que no logra dar nunca en la tecla exacta para librarse de las críticas más feroces de sus propios seguidores. No obstante, es cierto que el estilista quizá no haya estado del todo afortunado en su última publicación, un vídeo con el que trata de concienciar a los jóvenes de la necesidad de respetar las medidas de contención del coronavirus para tratar de alcanzar algún día la ansiada normalidad. En su vídeo, Pelayo Díaz llega a decirle a los jóvenes españoles que “vuestra diversión nos condena a todos”, algo que no ha sentado nada bien a la gran mayoría, a pesar de haber entendido el mensaje y estar de acuerdo con el objetivo.

La polémica surge al reparar en que ahora Pelayo Díaz se abandera como defensor de las normas y recomendaciones que el Gobierno ha realizado a lo largo de la pandemia para evitar que el coronavirus nos gane la batalla. Lo hace protagonizando un vídeo de la Comunidad de Madrid, donde comparte escena con otros muchos rostros conocidos del star system nacional, como puede ser Madame de Rosa, Roberto Carlos o Francisco Rivera. Sin embargo, lo que no contaba el influencer a la hora de aceptar el encargo de concienciar a los jóvenes en la necesidad de minimizar sus salidas sociales y evitar lo máximo posible salir de casa, es que muchos le echarían en cara que él ha sido el primero en no respetar estas premisas.

No ha hecho falta un gran trabajo de investigación para que dejar a Pelayo Díaz con el discurso cambiado. Con tan solo echar un vistazo a su perfil de Instagram, todos pueden comprobar cómo el estilista no ha predicado con el ejemplo. A la vez que pide a todos una mayor concienciación ante la amenaza del coronavirus y hacer entender a los jóvenes que no son inmortales ante esta enfermedad, Pelayo Díaz compartís fotos en su cuenta personal de Instagram mostrando su ajetreada agenda social, los numerosos viajes que ha realizado durante estos meses y cómo, en ocasiones, las mascarillas y la distancia social brillaban por su ausencia. Incluso ha viajado a París para estar en el ‘front row’ de la semana de la moda parisina, a pesar de que se desaconsejaba realizar viajes innecesarios, lo que hizo que los grandes nombres de la moda optasen por no acudir a la importante cita en esta edición.

Los comentarios que ha recibido Pelayo Díaz por su vídeo han sido muy hostiles. Incluyen insultos y mucha ira, pero en la tónica habitual está el reproche de que él demande algo que, en principio, no ofrece. Muchos hablan de sus propios casos, reclamando que no han visto apenas a sus seres queridos desde que el coronavirus ha llegado a sus vidas, mientras que él ha presumido de una ajetreada agenda social que le ha llevado incluso a viajar a distintos enclaves de la geografía mundial.

Entre los duros comentarios que Pelayo Díaz ha recibido por parte de sus seguidores se puede leer: “Sinvergüenza, que llevo sin quedar con mis amigos para comer o cenar casi 10 meses. Que no he quedado ni 5 veces con gente en los 10 últimos meses y siempre con mascarilla. Me vas a dar tú a mí lecciones”. Otro usuario apunta a la misma línea: “JAJAJAJAAJAJAJA menudo personaje. Es lamentable cómo quiere quedar de digno y buena gente cuando es el primero que se ha pegado sus grandes viajes y reuniones de amigos desde el confinamiento, en fin… una vez lo conocí y ni Ariana Grande tiene tanto ego”. También otro usuario anónimo le dice: “Qué putos hipócritas son, tío, por lo menos que sean consecuentes con las foto que suben a su Instagram, dando lecciones de vida, venga”.

Recopilamos algunas de las fotografías a las que sus seguidores hacen referencia y por las que Pelayo Díaz debería ser algo más cauto, si su deseo es dar consejos al resto.