Este lunes en la mañana se ha celebrado el funeral de Antonio Vidal, marido de Paz Padilla, tras su fallecimiento el pasado sábado


El 2020 está siendo un año para olvidar para Paz Padilla. Cinco meses después de enterrar a su madre, Dolores, le toca pasar el difícil momento de asistir al último adiós de su marido, Antonio Vidal, que falleció el pasado sábado tras una larga lucha contra una enfermedad que finalmente no pudo superar. Este mismo lunes en la mañana, se celebraba la misa funeral en Zahara de los Atunes, por expreso deseo del fallecido. Hasta allí se han desplazados sus amigos y familiares para darle el último adiós entre los que se encontraba su mujer, Paz Padilla.

Paz Padilla ha estado arropada por su hija, Anna Ferrer

La actriz habría viajado desde Madrid hasta Zahara durante el domingo para despedir al que fuera el amor de su vida. Completamente devastada, la actriz se encontraba en las puertas de la Iglesia esperando la llegada del coche fúnebre. En este templo religioso se ofrecería una misa funeral antes de marcharse al cementerio de la ciudad gaditana donde todos le darían el último adiós a Antonio Vidal.

Paz Padilla no ha estado sola. Decenas de personas han querido acompañarla en estos momentos tan complicados, pero una muy especial para ella, su hija, Anna Ferrer Padilla. Madre e hija han demostrado en más de una ocasión la especial complicidad que hay entre ellas. Aunque Vidal no era el padre de Anna Padilla, ésta siempre ha mostrado un gran afecto por él. La joven viajó junto a su madre hasta Zahara de los Atunes y no se ha separado de la actriz ni un solo momento. Ambas, de riguroso luto, han querido despedir a Antonio Vidal en la tierra en la que él eligió ser enterrado, siendo además el lugar donde Paz y él se casaron en octubre del año 2016.

La actriz ha sido muy discreta con la enfermedad de su marido

Paz Padilla ha llevado con mucha discreción la enfermedad de su marido, quien estuvo luchando durante el último año. De hecho, tras su fallecimiento no ha querido hacer ninguna mención pública. Y es que a pesar de estar muy enamorada de Antonio Vidal, siempre ha querido mantenerlo en un discreto segundo plano, ya que él no se sentía cómodo con salir en los medios de comunicación. Cabe recordar que en los últimos días trascendía que Padilla no iba a participar en las primeras audiciones de Got Talent, programa del que es jurado. No se habían dado más detalles, pero todo indica que se esperaba ya el fatal desenlace.

Un desenlace que supone un duro golpe para la humorista, que siempre se ha caracterizado por su gran fortaleza. Este lunes se ha enfrentado de nuevo a sus mayores miedos, decir adiós a una de sus seres más queridos y al que ella mismo ha denominado como «el amor de mi vida».