Después de que el DJ destapara que atraviesa sus horas más bajas, a su madre le toca acompañarlo y apoyarlo en su camino hacia la estabilidad emocional. Estas son algunas de las medidas que deberá tomar de ahora en adelante…


Desde que Kiko Rivera pisó ‘Sábado Deluxe’ y confesara que atraviesa sus horas más bajas, todas las miradas se han centrado en Isabel Pantoja. El DJ confesó en directo que se sentía «hundido» y un «inútil» por no tener trabajo y porque sea su mujer, Irene Rosales, quien llevara el dinero a casa. Minutos después de hacer estas declaraciones, la tonadillera intervino en directo para tranquilizar a su hijo y recordarle que nunca lo dejaría «en el suelo». Lo que nunca imaginó la sevillana que caería sobre ella una lluvia de críticas por el mensaje que envió a su hijo, que podría estar atravesando una depresión.

El hijo de Isabel Pantoja: «Debería ir a un psicólogo»

Kiko no ha confirmado de manera ‘oficial’ que padezca una depresión. Pero tiene muchos de sus síntomas. Se siente muy desanimado, sin fuerzas y no se siente satisfecho consigo mismo. «No estoy feliz conmigo», ha señalado. Frases como «no estoy bien», «mi vida no es una fiesta» o «estoy en un momento de mi vida muy jodido» han hecho saltar las alarmas. Lo del hijo de la Pantoja es más que un bajón o un bache temporal. Él mismo ha admitido que debería pedir ayuda a un profesional. «Debería ir a un psicólogo. Tengo tanto miedo y eso viene por algo. Estoy triste».

[lista_enlaces]

[caption id="attachment_2275979" align="aligncenter" width="1200"] © Telecinco[/caption]

Ante este cuadro emocional, su madre -y el de todos los que le rodean- juegan un papel fundamental. ¿Qué hacer cuando alguien a quien amas flaquea y solo piensa en tirar la toalla? Es en este punto donde, según personas del entorno de Kiko Rivera, creen que Isabel Pantoja debería cambiar de perspectiva. Porque su mensaje del pasado sábado, en el que le recordó «no te he criado así» fue interpretado como un «esto no es lo que espero de ti».

Isabel: «Jamás te dejaré en el suelo»

Cada persona es un mundo y, por tanto, cada depresión debe ser analizada de manera individual, en función de cada persona y sus circunstancias. A pesar de ello existen pautas comunes que los expertos en trastornos mentales y emocionales recomiendan seguir una serie de pautas. Entre ellas, destacan el acompañamiento, buscar ayuda, fomentar el diálogo o expresar la voluntad de ayudar a quien se encuentra mal. Este último punto lo cumplió Isabel Pantoja en la entrevista de su hijo en el ‘Deluxe’. «Jamás te dejaré en el suelo», le decía.

Sin embargo, parte de sus mensajes pudieron ser contraproducentes. «Te pido, te suplico, con toda mi alma y con todo lo que te amo, tú no estás donde dices que estás, no estás en ese subsuelo», comentaba. De este modo negaba una realidad que asomaba por primera vez de la boca de su hijo. La propia Chabelita reconocía que a su madre aún le cuesta darse cuenta de lo que atraviesa Kiko: «A lo mejor mi madre no se quiere creer el problema real». Cuando un familiar o allegado padece una depresión, a los de alrededor a veces les cuesta asumirlo. Uno de los primeros pasos a dar en el camino hacia una mejoría o una cura es reconocer a qué nos enfrentamos. A nadie le gusta afrontar una realidad que se presenta sombría. No es fácil. Pero hay que coger el toro por los cuernos…

[lista_enlaces]

© Telecinco

Otra de las pautas que aconsejan los profesionales en estos casos es recurrir a las palabras de aliento, positivas, que ayuden a recomponer el ánimo del enfermo. Esto ayuda a subir un poco la autoestima. Porque, recordemos, Kiko hablaba por primera vez de la valoración que hacía de sí mismo: «Toda mi vida he sido un gordito feliz, como todos sabéis. Nunca me he sentido un tío atractivo, sé que la mayoría de las veces que se ha acercado la gente ha sido por conveniencia. Eso es muy duro. Que no lo haya dicho nunca no significa que no lo sienta», revelaba. A Isabel Pantoja le salió de manera natural transmitir un mensaje constructivo cuando se dirigió a su hijo en ‘Sábado Deluxe. «Tú vales mucho. Tienes un corazón impresionante. Eres una persona noble, eres bueno», le dijo. Palabras que llenan el corazón y alegran el espíritu y que una madraza como ella supo exponer con destreza. Asimismo, detallaba: «Lo tuyo se puede curar. Los que se han ido no».

Pero en el discurso de la cantante también hubo ciertos aspectos revisables. Reproches como «tenías que haber venido a contármelo antes» o apelar al drama («me he quedado trastornada») quizás no sean los términos más acertados en estos casos. O recurrir a etiquetas que a veces pesan mucho en quienes padecen depresión: «Quiero a mi hijo al de siempre, al contento, al alegre», subrayaba la artista. Sus intenciones fueron las mejores, no cabe duda, pero viene bien ahondar también a quienes sufren un trastorno emocional que se les quiere también cuando no están contentos y alegres.

«Lo que estás pasando no es importante», decía la cantante a su hijo

También se aconseja a los familiares de personas con depresión desarrollar la empatía. No es tarea sencilla, porque muchas veces cuesta entender por qué alguien tiene depresión. «Hay una pandemia ahora en el mundo, lo que estás pasando no es importante«, manifestaba Isabel Pantoja a su hijo. La depresión es un trastorno en el que la persona no elige su estado de ánimo. Entender que la situación no es voluntaria puede ayudar, y mucho. Por eso conviene no restar importancia a cómo se siente la persona.

Telecinco

Proponer actividades de ocio que puedan apetecer a la persona e insistir en su realización es de gran ayuda para quienes no están bien emocionalmente. Resulta más aconsejable, incluso, acompañarles para que no estén solos. «Yo mañana cojo el coche y te doy los besos más grandes del mundo», le dijo Isabel a su primogénito. Lo cierto es que su hijo le reprocharía poco después no haber cumplido su promesa: «3 días y aún sigo esperando que vengas a darme un beso». Importante punto éste: si se decide pasar a la acción, se hace. Más vale no hacer promesas que no se puedan cumplir, para evitar defraudar a una persona deprimida.

El camino quizás sea largo. Quizás sea difícil. En cualquier Isabel siempre ha demostrado querer a sus hijos como una auténtica leona, lo que la ayudará a estar a la altura de las circunstancias. Seguro que, asesorada por expertos, conseguirá ser la mejor guía para su hijo en tan delicados momentos.