La artista comparte con SEMANA su nueva vida como abuela. «Para mí es un sueño», nos ha confesado.


Paloma San Basilio (70)  es, sin duda, una de las artistas más completas de nuestro país. Ganadora de un Grammy Latino, representante de España en Eurovisión en 1985, más de 16 millones de discos vendidos en todo el mundo… Nada se le ha resistido a esta madrileña, que recientemente incluso se ha atrevido con un último reto:  ser una de las concursantes del programa de Antena 3, Mask Singer. Ahí es nada.

Quizá por todo ello, porque su carrera bien merece homenajes, la cantante recogió hace unos días uno de los galardones de los premios Diversa Global 2021. Allí estuvo SEMANA y la artista compartió con nuestra revista la emoción por el citado premio, pero también otras inquietudes. Madre de una hija llamada Ivana Vanessa, Paloma nos confesó que vive volcada en sus nietos y sus viajes entre España y Los Ángeles. La diva de la canción melódica nos ha contado cómo ha llevado el estar más de un año separada de ellos y cómo es como abuela, su mayor premio.

GTRES

El tiempo no pasa por ti ¡Estás espectacular!
¡Muchas gracias! Estoy muy bien y encantada. Me he ido a vivir al mar y cuando subo a Madrid me hace mucha ilusión. Soy del barrio de Chamberí y, aunque vivir rodeada de mar ayuda mucho, estoy encantada de regresar de vez en cuando. Tengo muchas ganas de que se acabe esto de la mascarilla y que todo el mundo entre en razón.

¿Cómo has pasado estos últimos meses?
Para mí el confinamiento ha sido casi como un sanatorio de salud. He podido ir al mar todos los días, pero ha sido muy fuerte para el trabajo, por ejemplo. Los adolescentes también lo están pasando mal. Mi nieta es una de ellas. La pobre no ha podido ir a clase y se ha sentido descolocada. Nos ha afectado a todos.

¿Cómo es Paloma San Basilio como abuela?
Soy infinita. Soy como una alfombra persa de Aladino que vuela siempre alrededor de ellos. Yo le aporto a ellos y ellos me aportan a mí. Creo mucho en los intercambios de generaciones y lo bueno es que todos, independientemente de la edad, nos nutramos y vivamos la vida de los otros.

¿Eres una abuela consentidora?
¡Totalmente! Pero como madre también lo fui. Cuando di a luz a mi hija ya no sabía dónde estaba la línea roja, ya como abuela, ni te digo…

¿Qué significan tus nietos en tu vida?
Los nietos son una segunda oportunidad que te da la vida. Son una segunda maternidad más madura, sobre todo para seguir evolucionando, aprendiendo y asombrándote de todo lo que te aportan. Para mí, es un sueño.

¿Dónde viven ellos?
Viven en los Ángeles. Es que mi casa familiar esta allí, es donde suelo vivir. Llevo sin verlos un año y medio. Vienen dentro de dos semanas y cuando los vea voy a querer hasta morderlos. Yo estoy acostumbrada a estar yendo y viniendo, y esta vez, como el resto del mundo, no he podido y los echo mucho de menos.

¿Tú estás vacunada?
Sí, ya estoy vacunada. Afortunadamente no me pasó nada y tras la vacunación tampoco. Creo que el Covid no tenía ningún interés en mí.

¿Hay una Paloma antes y después de la crisis?
Creo que de todo se aprende y de todo buscas alternativas. Es una crisis, pero en comparación con lo que han tenido que pasar nuestros antepasados, es una crisis liviana. Es una pena muy grande. Yo he perdido a mucha gente querida.

¿Alguien de tu entorno se ha visto seriamente perjudicado?
La verdad es que sí. Tengo varios amigos que han sido víctimas de esta pandemia y ya no están y me da mucha pena, pero bueno, yo he tenido familia que se ha ido muy pronto por otro tipo de cosas, por accidentes, por enfermedades… y esto es así.

¿De dónde sacas las fuerzas, Paloma?
Pues creo que la fuerza está en el pensamiento y en el corazón. Yo soy muy analítica, me encanta analizar las cosas, aunque luego soy muy emocional. Cuando estoy muy de bajón me voy a la playa, me meto en el agua y me digo: “Paloma, ya. Esto se acabó”. Creo que nosotros somos nuestro propio enemigo.

Hablando un poco de tu profesión, ¿continúas escribiendo?
Llevo un tiempo en el dique seco, pero ahora estoy escribiendo otra vez una historia. Quiero hacer el año que viene una gira con un concepto que tengo, que me encanta y que puede ser muy divertido.

Ya son 45 años de carrera. ¿Se puede hacer un balance?
Yo estoy encantada. ¿Tú sabes lo que es aguantar tantos años y que te aguanten? Sobretodo cuando hay carreras que son mucho más efímeras. Siempre tengo algo que hacer, estoy muy feliz y lo he hecho todo casi sin darme cuenta.

Siempre estás al pie del cañón.
Desde pequeña he sido así. Soy revoltosa, creativa, rebelde y meto las narices en todas partes. Pero ahora estoy mucho más tranquila.