Paloma Cuevas ya no quiere dramas en su vida y por eso está dispuesta a celebrar todo lo bueno que le llega, como es el 90 cumpleaños de su padre, Victoriano Valencia


Paloma Cuevas ha dejado atrás su pasado y es que ya no quiere oír hablar de Enrique Ponce más allá de su faceta como padre de sus dos hijas. Supuso un duro golpe personal el anuncio de su fracaso matrimonial después de 25 años haciendo equipo con el torero, pero más el ver cómo su exmarido se deshace en mimos y carantoñas públicas con su nueva novia, la joven Ana Soria. Pero ya no es momento de llorar. La empresaria está dispuesta a mirar hacia delante, al futuro, pero sin descuidar el importante presente, que este fin de semana ha pasado por celebrar por todo lo alto el 90 cumpleaños de su padre, Victoriano Valencia.

Vídeo: Europa Press

Paloma Cuevas ha querido estar detrás de todos los detalles de la fiesta de cumpleaños que han organizado para su padre, Victoriano Valencia. Es momento de celebrar la vida y dejar a un lado los momentos menos alegres que esta conlleva. Con esta determinación, el patriarca del clan era sorprendido por sus seres queridos en una fiesta privada, pero de la que no ha tenido reparos en hablar ante los medios, orgulloso y feliz por el gesto.

Foto: Instagram

No ha faltado de nada: globos, flores, comida para parar un tren y, por supuesto, tarta. Pero lo más importante era la buena compañía de la que disfrutó el diestro y es que, para su familia, tal y como decía la propia Paloma Cuevas hace unos días, es un pilar fundamental para todos. “Si te quisiera más explotaría. El capitán de mi alma”, le dedicaba la empresaria a su padre.